Vie 06 Sep 2013 02:21

SIRIA, EL ENSAYO GENERAL DE LA GUERRA. LOS HILOS DE UNA BIPOLARIDAD EN CIERNES

- 5356 hits - 5/5 de 1 usuario(s) - - - 02:21 -

Ratio: 5 / 5

Inicio activado Inicio activado Inicio activado Inicio activado Inicio activado
 

 

crisis siria

Apuntes para una interpretación de los acontecimientos I

 

SIRIA: EL OLEODUCTO LA MADRE DEL CORDERO

El Sueño de EEUU de crear nuevas fronteras a su conveniencia

Mapa de oleoductos que pasan por Siria

siriaoleoducto

Siria es un país por el que cruzan dos oleoductos que vienen de Irak y desembocan en el Mediterráneo. Uno es el que pasa por la ciudad de Ohms y el otro pasa por los Altos del Golán, un territorio que Israel le arrebató a Siria en la Guerra de los Seis Días. Pero el valor estratégico de este país no acaba ahí, porque la zona costera de Siria es además uno de los principales escollos para el macroproyecto de oleoducto que llevará el petróleo de Bakú (Azerbaiyán) a través de Turquía e Israel hacia Asia, presumiblemente hasta la India (El gran negocio energético del siglo XXI será facilitar el acceso al petróleo del Mar Caspio a grandes economías emergentes como India o China que no cuentan con yacimientos propios. Ese precisamente era el trasfondo de la primera gran “misión humanitaria” del siglo XXI, la intervención en Afganistán, un país que es el nudo gordiano de la conducciones de petróleo hacia los nuevos colosos económicos China e India.). Parte de este proyecto ya está hecho: el oleoducto Bakú-Tiflis-Ceyhan (obsérvese que los países por los que pasa, a saber, Azerbaiyán, Georgia y Turquía, son aliados de la OTAN), un oleoducto que se inauguró en julio de 2006 y que es considerado el oleoducto más estratégico del mundo ya que surte a los mercados occidentales. Pero aún falta lo más peliagudo: para llevar ese petróleo desde Turquía a través de Israel hacia Asia hay que pasar por 400 km de costa siria y libanesa.

El Pentágono lleva tiempo pensando en remodelar el mapa de Oriente Medio. (Como ejemplo de esto tenemos el mapa ideado por el coronel norteamericano retirado Ralph Peters, adjuntado en imagen) Dentro de este plan de remodelación de las fronteras de Oriente Medio estaría crear un “Gran Líbano” que arrebatara su costa a Siria, dejándola sin salida al mar. Aquí hay que aclarar que el estado del Líbano fue creación del imperialismo francés que cuando llegó la hora de la descolonización dio la independencia a Siria y al Líbano por separado en 1943 (Igual hizo el imperialismo británico con Kuwait, que restringe la salida al mar de Irak.). No es extraño pues que tras la invasión de Irak por parte de EE.UU. y sus aliados en 2003 se buscara la intervención en Líbano poniendo como excusa el atentado que costó la vida al Primer Ministro libanés Rafiq Hariri el 14 de febrero de 2005. Del atentado culparon inmediatamente a Siria cuando el suceso fue de lo más extraño: ¿Cómo es posible que al día siguiente de una explosión de 1000 Kg. de TNT la calle estuviera reconstruida y abierta al tráfico destruyendo así el escenario del crimen y todas las pruebas? Además el juez que inició la investigación fue retirado del caso y sustituido por un juez que ni tan siquiera se reunió con su antecesor. Por otra parte, Siria nada ganaba con ese atentado; al contrario, realmente, quienes ganaban, y mucho, eran EE.UU., Francia e Israel que son los que más tajada pueden sacar de que la zona se convulsione y que, por tanto, los convierten en principales sospechosos de haber promovido el atentado. Este atentado fue la excusa parar dictar la resolución del Consejo de Seguridad de la ONU (UNIFIL) 1701 para la supuesta pacificación del Líbano que congregó gran número de barcos de guerra de la OTAN (entre ellos dos españoles) frente a las costas de Siria.

Mapa del coronel Ralph Peters

mapa coronel EEUU

Paralelamente, EE.UU. empezó a hacer importantes negocios con la India. Pero no cualquier tipo de negocios: la India y EE.UU. iniciaron una serie de acuerdos en materia de desarrollo nuclear. Esto violaba de manera flagrante el Tratado de No Proliferación y además fue interpretado como un acto hostil por China, potencia nuclear rival de la India en Asia.

Como vemos la situación puede volverse muy peligrosa porque el conflicto involucra a países con armas nucleares. Siria, de hecho, tiene el apoyo militar de Rusia, bases con armamento nuclear en la zona caliente de la costa mediterránea. Y por si fuera poco, Irán otro país amenazado por la OTAN, a quien en el mapa ideado por Peters se le roba la zona más rica en petróleo y se la anexiona el Iraq ocupado por EE.UU., está desarrollando a toda prisa su propio programa de nuclear. Por eso la amenaza a Siria y a Irán implica a Rusia y podría resultar en una guerra nuclear. Hasta ahora lo nuclear, como pasaba en la Guerra Fría, se usa como herramienta de disuasión.Y mientras, una parte de la “izquierda”, como ya ha ocurrido en más ocasiones (Bosnia, Kosovo, Libia) haciendo de tonto útil y empezando a pedir una intervención “humanitaria” en Siria..

 

El "Plan Siria" EL ULTIMO PLAN DE EEUU COMO GENDARME MUNDIAL

La Operación Siria, pieza maestra del plan, busca como objetivo estratégico afianzar el control de las reservas energéticas en el Medio Oriente y en los Estados del Golfo, asegurar una base de control geopolítico-militar con proyección al Asia, y seguir con las conquistas de nuevos mercados, apoyándose en el poder nuclear-militar de Israel a nivel regional. El plan tiene a Jordania, Egipto, y a algunos países de la Liga Árabe como aliados, y cuenta con que la mayor parte de los emiratos mantengan una actitud pasiva como la que tuvieron con Iraq.

Los especialistas árabes y sirios coinciden en el plan de inteligencia militar y de acción psicológica mediática para justificar las operaciones militares contra Siria es un calco del que utilizaron para invadir Iraq:

1) Demostrar que Siria apoya al "terrorismo internacional",

2) Siria "amenaza la seguridad de sus vecinos", y está en posesión de armas de destrucción masiva.

Entre las tesis justificatorias (constantemente recreadas por las usinas mediáticas de la CIA) se cuentan:

A) Siria pone en peligro la paz en Medio Oriente, y su presencia militar puede embarcar a la región en otra cruel guerra civil como la que vivió el Líbano en la década del 70.

B) La situación del Medio Oriente amenazado por red internacional del "terrorismo islámico" con bases en Siria, justifica una operación militar contra Damasco para exterminar la cabeza de hiedra de la "amenaza islámica" a la región.

D) Y ahora las "armas quimicas" utilizadas contra la población.

Las ideas fuerza de "Siria protectora de terroristas", lanzadas masivamente por medio de consignas periodísticas, "cierran" con el plan norteamericano de Washington fogoneado por la troyka de expertos neoconservadores del Lobby de la Casa Blanca y el Pentágono. Este lobby, dirigido políticamente desde la Casa Blanca por el vicepresidente Dick Cheney, y liderado en la secretaría de Defensa por su titular, Donald Rumsfeld, representa en esencia el interés de las armamentistas, las petroleras y los consorcios de servicios que operan contratos millonarios con el Pentágono estadounidense.

El grupo de neoconservadores, ejecutor de la línea matriz de la política exterior norteamericana desde el 11-S, defiende abiertamente la intervención militar en todo el mapa de Medio Oriente para eliminar "la amenaza árabe a Israel". Después de planificar la invasión a Afganistán (bajo el pretexto de destruir a la red "Al Qaeda"), y de la ocupación militar de Iraq (bajo el pretexto de terminar con las armas de destrucción masiva de Saddam Hussein) el lobby y los halcones norteamericanos, fortificados por la reelección de Bush, y contando con la sumisión de Europa a la "guerra contraterrorista", han puesto la mira en tres países claves: Siria, Líbano e Irán. Tras el apoderamiento militar de Iraq, y la retirada de las tropas sirias del Líbano, en el tablero sólo quedan dos países fuera de control: Irán y Siria.

Siria es un objetivo aún más "inmediato" que Irán, dado que el Pentágono necesita neutralizar una posible convergencia masiva de los guerrilleros islámicos (provenientes de Siria y el Medio Oriente) a Irán en caso de que este sea atacado militarmente por EEUU. En este contexto estratégico, también motorizado por los ataques terroristas de "Al Qaeda", tanto en Egipto como en Jordania, conforman la fase preparatoria final para los comienzos de una nueva operación contra Siria del eje EEUU-Israel-Unión Europea en la ONU, asentada por nuevas resoluciones y declaraciones condenatorias a las "bases terroristas" de ese país. El territorio y las tropas jordanas, bajo control operacional de oficiales israelíes y norteamericanas, servirían de nueva cabeza de playa fronteriza para un ataque militar de EEUU a Siria.

A su vez la "Operación Jordania"  buscaría consolidar una "triple frontera" militar contra Siria (Iraq al Este, Líbano al Oeste, Jordania al Sur) desde la cual emprender una acción envolvente contra el gobierno de Damasco, para establecer en su lugar un régimen títere y funcional a la estrategia judeo-norteamericana en la región. Cumplidos estos requisitos -según los expertos árabes y sirios- queda despejado el camino para el comienzo de los ataques militares aéreos contra Siria, complementados por operaciones especiales terrestres lanzadas desde las "cabeceras de playa" en Jordania y el Líbano. 

La opción de una operación relámpago donde destruya las bases militares Sirios, para que ayude a las "fuerzas rebeldes" en dominar territorios y con ello instaurar un gobierno provisional.

Los 12 propósitos reales del ataque

1. Dominar Eurasia. Con más o menos fortuna, EEUU ha intentado hacerse con el control de Oriente Próximo, Asia central, Europa central y norte de África, mediante las guerras contra Irak, Afganistán, Yugoslavia y Libia. Ahora, siguiendo los consejos del estratega británico Sir Mackinder sobre la importancia de esta región –a la que llamó Heartland, o Corazón del Mundo– intenta contener el avance de China y de Rusia. Siria es el país que une a ambos continentes.

2. Controlar la totalidad del levante mediterráneo –también uno de los motivos para derrocar a Gadafi.

3. Impedir la construcción del mega-gaseoducto Irán-Irak-Siria (llamado “la tubería chiíta”), que cuenta con inversión ruso-iraní e iba a exportar el gas a Europa, ahora que ha fracasado el proyecto del otro gaseoducto (Naubucco: Europa esclava). Perjudicaba a Turquía, que dejaría de ser la ruta del tránsito de hidrocarburo y a Arabia Saudí, que ha invertido en el Arab Gas Pipeline, tubería que recorrería Egipto, Jordania, Siria, Líbano e Israel. Es tan primordial para Riad apoderarse de Siria que según el diario libanés As-Safir el jeque Bandar en su reciente encuentro con Putin le había insinuado que si retiraba su apoyo a Asad le garantizaría la seguridad de los Juegos Olímpicos de Invierno de Sochi (Rusia) del 2014, calmando a los chechenos. ¡En árabe y en ruso, esto suena a chantaje! Además, a los jeques les preocupa mucho el acercamiento de los “gigantes petroleros” Rusia y Venezuela. Una es la mayor productora y exportadora de petróleo del planeta y la otra, la primera reserva probada de crudo mundial. Está en peligro el poder de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), que llena el mercado de petróleo, además barato. No menosprecien a Arabia. Las principales instituciones financieras dependen de sus petrodólares.

4. Humillar a Rusia en su zona de influencia y mostrar al mundo su incapacidad de influir sobre los acontecimientos internacionales, en este que es el primer choque entre ambas potencias tras la Guerra Fría. Sergei Lavrov ya ha dicho que su país no va a pelear en Siria con EEUU, a pesar de que las empresas rusas han invertido unos 20.000 millones en este país y cerca de 100.000 rusos viven allí. Una cosa es acoger a Snowden y otra meterse en una guerra. Moscú intentará recuperar la influencia, tras perder a Siria, en otro lugar como Irán.

5. Destruir el ejército sirio, por sus vínculos con Rusia. EEUU hizo lo mismo con las fuerzas armadas de Irak y Libia. Así, reduce la influencia militar de los eslavos en el planeta.

6. Triunfar en el terreno bélico y controlar militarmente al mundo para recompensar el fracaso en lo económico. A grandes crisis económicas, grandes guerras. El capitalismo venderá más armas, tendrá nuevos mercados y creará oportunidades para las empresas constructoras hábiles en levantar lo derruido. Es otro asalto a las conquistas de los trabajadores de medio mundo, que pagarán con su vida o sus impuestos la aventura de cuatro cowboys. El aumento del pecio del petróleo, que afectará a todos los productos, dañará también la economía china.

7. Anular aún más a la ONU y echar abajo lo que queda de los sistemas legales que hacían de freno en las pretensiones belicistas.

8. Acorralar a Irán. La Agencia Atómica de la ONU acaba de informar de la instalación de 1.000 nuevas centrifugadoras en las plantas nucleares de éste país. China y Rusia creen que el objetivo del asalto a Siria es Irán. Teherán, muy prudente, sopesa los acontecimientos y desliga su suerte de la de su aliado. Le ayudará a través de Hizbolá y Yihad islámica. Su línea roja es la ocupación de Siria. Para la alegría de Tel Aviv y Riad, este ataque complica sus encuentros iniciados con EEUU.

9. Dar la imagen de seguir siendo la potencia hegemónica mundial, a través del “esquema Ponzi”, nombre de un estafador italiano que recaudaba grandes cantidades de dinero y, sin hacer nada, pagaba intereses a los inversores con el dinero de ellos mismos o de nuevas víctimas. Si su montaje duró varios años fue porque el número de ilusionados estafados no paraba de crecer. Decía Madeleine Albright que la existencia misma de la mayor maquinaria militar de la historia humana exige que se haga uso de ella. Misión convertida en el objetivo cuando, en realidad, EEUU no tiene ningún interés sustancial en este conflicto. Pero que nadie subestime el papel de la estupidez en la historia.

10. Inclinar la balanza en el conflicto sirio en favor de los rebeldes y conseguir ventajas en la mesa de negociaciones. De paso, y como una guerra dentro de una guerra que es, los wahabitas saudíes apartan a la Hermandad Musulmana (apoyada por Turquía y Qatar) y también a los al qaedistas del Jabhat al-Nusra. Lo cual desune aún más a la oposición y agrieta la alianza entre EEUU y Qatar, una de las sedes del Pentágono.

11. Francia, tras la exitosa experiencia de reconquistar Libia, sueña con restaurar su dominio sobre otra de sus excolonias.

12. Israel debilita al aliado de Irán, de Hamás y de Hezbolá, mientras se queda con los recursos hídricos sirios de los Altos del Golán e intenta hacerse con la parte correspondiente a Siria en el campo de gas descubierto en el Mediterráneo. (El “factor gas” en la crisis siria y “Is the US Playing With Gas in Syria?”) En su primer desafío de su segundo mandato, Obama aterroriza el mundo ¡por los intereses de Arabia Saudí e Israel!

Las 8 consecuencias

La agresión militar de EEUU y sus socios:

1. Provocará la represalia de Siria contra Israel, Jordania, Turquía y las tropas de la OTAN en Irak y en el Líbano. Este no es el diminuto Kosovo. Aquí además existen armas químicas, terroristas caníbales, el germen de un sangriento conflicto sectario y… un Putin que no hará de Yeltsin.

2. Debilitará a los propios aliados de Washington, como Jordania y Turquía.

3. Cambiará el balance de las fuerzas en Siria sin resolver el conflicto; agudizará la tensión étnica- religiosa del país, incluso después de Asad.

4. Fortalecerá al salafismo y al wahabismo en todo el mundo.

5. Agudizará las relaciones de Occidente con Rusia y China y cambiará el clima político internacional.

6. Rusia podrá aumentar los costes de esta agresión interrumpiendo los suministros de la OTAN a sus tropas en Afganistán, desde la Red de Distribución del Norte (Rusia-Kazajistán-Afganistán), lo mismo que hace Pakistán desde la ruta del Sur. O saltarse las sanciones impuestas contra Irán y estrechar sus lazos con éste país. Hassan Rowhani se reunirá con Putin y el presidente de China, Xi Jinping, en Kirguistán el mes que viene.

7. Empujará a los países de la región a una desenfrenada carrera armamentística.

8. Sentará otro precedente de cómo burlar la soberanía nacional de los países pequeños siendo potencias armadas hasta los dientes.

EEUU Necesita seguir imponiendo su alicaída y herida posición de Gendarme Mundial.


CHINA Y SU POSICIONAMIENTO POLÍTICO, ECONÓMICO y MILITAR EN LA ZONA

En 2010 fue considerado como el tercer mayor importador en Siria, de acuerdo con datos de la Comisión Europea.

"El interés renovado de Beijing en Damasco, el antiguo nodo terminal de la Ruta de la Seda, indica que China ve a Siria como un importante centro de comercio", señala un reporte de 2010 de la Jamestown Foundation,  un centro de investigación y análisis con sede en Washington. 

Pero hay un factor más grande en juego. Cuando EEUU intervino en Libia China no fue resarcida, a raíz de ello "formuló una estrategia mucho más sofisticada" respecto a Siria, señaló Yun Sun. "En lugar de ponerse de parte de al Asad o la oposición, y pararse a un lado para 'esperar y ver', Beijing le apuesta activamente a ambos".

Los últimos años Pekín ha desarrollado considerables lazos en los sectores económico, militar y energético de la región.Tal como explica Amanda Paul, analista del Centro de Política Europea, en el periódico turco Today's Zaman, China desea expandir su participación en el Medio Oriente.

"En 2011 China fue el principal socio comercial de Siria, con exportaciones valuadas en más de US$2.400 millones. Esto, sin embargo, no es mucho dinero si se compara con el comercio de China en otros países y es un factor insignificante en su política hacia Damasco".

Desde que comenzó el conflicto en Siria, tanto China como Rusia han utilizado sus poderes de veto en el Consejo de Seguridad de la ONU para bloquear cualquier acción que conduzca a sanciones contra el régimen de Al Asad.

El Global Times, un periódico afiliado también al Partido Comunista, afirma que "las fuerzas alrededor del mundo que se oponen a una intervención militar externa deben unirse para prevenir, hasta donde sea posible, que Estados Unidos, Reino Unido y otros lancen ataques aéreos contra Siria. "Y si esto no se puede evitar, deben abiertamente apoyar al gobierno sirio para entablar una resistencia. Rusia e Irán necesitan considerar el ofrecimiento de asistencia militar directa, y China y otros países deben dar su apoyo" agrega.

De acuerdo con ShamLife, China ha obtenido la aprobación de Egipto para permitir que 12 barcos chinos que transporten material militar vayan a pasar por el Canal de Suez, y que estos barcos llegaran a los puertos sirios de Tartus y Latakia, en el plazo breve. Dice además,  que las fuerzas sirias de misiles de defensa aérea y de su defensa costera se someterá a la prueba en los ejercicios militares, y que 90.000 soldados de los cuatro países que participarán en los juegos de guerra a lo largo de con 400 aviones y los tanques de 1.000 y “cientos de cohetes”. Los ejercicios se llevarán a cabo después de que tropas sirias habían “limpiado”  varias ciudades, donde “grupos armados” – es decir las fuerzas sirias de oposición que luchan contra las tropas del gobierno leales al presidente Bashar al-Assad, se fueron reuniendo.

Según el sitio web de noticias ruso Telegrafist, el ejército chino envió el buque anfibio Jinggangshan que fue visto navegando en el Mar Rojo hacia el Canal de Suez.

RUSIA EL ENSAYO DE DOMINIO REGIONAL

Rusia ha sido el más enfático defensor de Bashar al Asad y su principal proveedor de armas.

Hasta ahora Moscú es quien ha hecho la advertencia más explícita sobre una intervención militar en Siria que, dijo, tendría "consecuencias catastróficas" para toda la región.

Unos 20.000 rusos viven en Siria

Según la información de medios extranjeros, en las proximidades de la costa de Siria están desplegados los destructores de la Armada estadounidense Gravely, Barry, Mahan y Ramage, cada uno de los cuales está dotado de 56 misiles de crucero Tomahawk con un alcance de 1.600 kilómetros. En esta misma área hay desplegados dos submarinos nucleares clase Ohio, cada uno de los cuales porta 154 misiles de crucero Tomahawk.

Contratos valiosos

Podría, por ejemplo, incrementar su abastecimiento de armas a Damasco, establecer una relación más estrecha con Irán o reducir su cooperación con Washington, explica el corresponsal.

Lo que es claro es que Rusia no abandonará a su aliado más cercano en Medio Oriente ni sus intereses en Siria: incluida la base naval que mantiene en Tartus, en el Mediterráneo, ni sus jugosos contratos comerciales con Damasco, principalmente por venta de armas.

"Después de haber perdido un contrato de US$13.000 millones con Irán, debido a las sanciones internacionales, y de que le cancelaron contratos de US$4.500 millones con Libia, la industria de defensa rusa se tambalea" dice en un comentario en CNN.com el profesor Daniel Treisman del Departamento de Ciencia Política de la Universidad de California en Los Ángeles.

"Además de exportaciones de armas, las compañías rusas han hecho enormes inversiones en la infraestructura siria y en los sectores de energía y turismo, los cuales han sido valuados en $US19.400 millones".

IRAN SOBREVIVIR DEPENDIENDO DE CHINA Y RUSIA

Desde 2012 Irán incrementó drásticamente su apoyo militar a las fuerzas del presidente sirio Bashar al Asad. Con este sustento de Irán, además de ofrecer la necesitada ayuda que requería Asad, el conflicto entró en una nueva fase de guerra sectaria: las armas de Irán llegaron al grupo militante chiita Hezbolá -basado en Líbano- y éste se volvió cada vez más activo dentro de Siria ayudando a las fuerzas de Asad.

El martes, después de que Washington dijo estar "listo" para intervenir en Siria, el gobierno de Irán respondió de inmediato.

El portavoz de la cancillería iraní, Abbas Araqchi, dijo que Teherán está tan resuelto a defender a Asad como Washington está resuelto a atacarlo.

"Queremos hacer una firme advertencia contra cualquier ataque militar contra Siria" dijo el funcionario en una conferencia de prensa.

"Definitivamente habrá consecuencias peligrosas para la región. Y estas consecuencias y sus complicaciones no quedarán restringidas a Siria. Involucrarán a toda la región".

Irán, que es principalmente chiita, es el aliado más cercano de Siria y repetidamente ha acusado a los islamistas sunitas, Israel y Occidente de tratar de usar el conflicto para dominar la región.

Pero el acercamiento de Irán y Siria no es sólo ideológico. También hay fuertes lazos económicos.

Desde que Estados Unidos y Europa impusieron sus sanciones económicas contra Teherán, la relación económica entre ambos se volvió cada vez más importante.

"Gasoducto estratégico"

El mes pasado, se informó que Irán, Irak y Siria firmaron un acuerdo para la construcción de lo que se dice será el mayor gasoducto en el Medio Oriente capaz de transportar gas natural desde el sur de Irán hasta Europa.

Según el diario Teherán Times, el transporte de gas se llevará a cabo por un conducto de 6.000 kilómetros que atravesará Irak, Irán, Siria y Líbano para luego ir a Europa bajo el Mar Mediterráneo. Como era de esperarse, muchos no recibieron positivamente el anuncio. "Un gasoducto desde Irán sería muy rentable para Siria. Europa también podría obtener beneficios con éste. Pero es claro que muchos no están contentos con el trato", dice Dmitry Minin, analista del Centro Global Research, basado en Canadá.

"Los aliados de Occidente que abastecen de gas y petróleo a Europa desde el Golfo Pérsico, (vía Qatar y Arabia Saudita) no están contentos, y tampoco está contento el principal transportista de gas actualmente: Turquía".

Nafeez Ahmed, director del Instituto para Investigación de Política y Desarrollo en el Reino Unido escribe en el periódico The Guardian, que dicho gasoducto "potencialmente consolidaría la posición de Irán como un poderoso actor global". "El gasoducto es una "bofetada directa" para Qatar, que planea construir su propio gasoducto a través de Arabia Saudita, Jordania, Siria y Turquía, también para abastecer a los mercados europeos (con el apoyo de Estados Unidos)".

"Estados Unidos, Israel y otras potencias han sido jugadores muy poco honestos" afirma Ahmed. "Detrás de la fachada de preocupación humanitaria, hay intereses familiares en juego".Pero Irán, parece estar resuelto a defender su importante proyecto.

CHINA EL PAPEL DE LA NUEVA SUPERPOTENCIA EN CIERNES

China: Principal contendiente de la Bipolaridad que se gesta

El ascenso de la China moderna a potencia económica mundial, se ha basado en su gigantesca capacidad productiva: el comercio y la inversión se han regido por una política de pragmatismo diplomático. A diferencia de EEUU, China no inició guerras por el petróleo; en cambio firmó contratos lucrativos. Y China necesita posicionar sus intereses chinos en ultramar, como EEUU ha hecho en Oriente Medio a favor de Israel.

El sostenido crecimiento chino en el sector manufacturero fue consecuencia de inversiones públicas altamente concentradas, altos beneficios, innovaciones tecnológicas y un mercado interno protegido. Aunque el capital extranjero obtuvo beneficios, fue siempre dentro del marco de las prioridades y reglamentaciones estatales chinas. La dinámica del régimen de la “estrategia de exportación” ha creado inmensos excedentes comerciales, que finalmente han hecho de China uno de los mayores acreedores del mundo, especialmente de deuda estadounidense. Para mantener sus dinámicas industrias, China ha necesitado de entradas inmensas de materias primas, lo que ha motivado inversiones exteriores a gran escala y acuerdos comerciales con países exportadores de agro-minerales en África y Latinoamérica. En 2010, China desplazó a EEUU y Europa como principal socio comercial de muchos países de Asia, África y Latinoamérica.

El aparente desequilibrio entre el poder económico y militar de China contrasta de forma aguda con EEUU, donde un imperio militar inflado y parasitario continúa socavando su propia presencia económica global.

El gasto militar de EEUU es doce veces el de China. Cada vez más, el ejército de EEUU juega un papel clave a la hora de moldear la política en Washington mientras trata de debilitar el ascenso de China a potencia global.

El ascenso de China a potencia mundial

China ha estado creciendo a un 9% por año y sus productos y servicios están aumentando rápidamente en calidad y valor. En cambio, EEUU y Europa llevan revolcándose en un crecimiento 1% desde 2007 a 2012. El innovador establishment tecno-científico chino asimila rutinariamente los inventos más recientes de Occidente (y Japón) mejorándolos, rebajando por tanto los costes de producción. China ha sustituido a las “instituciones financieras internacionales” controladas por EEUU y Europa (el FMI, el Banco Mundial, el Banco de Desarrollo Interamericano) como principal prestamista en Latinoamérica. China continúa estando a la cabeza como principal inversor en los recursos mineros y energéticos de África. China ha sustituido a EEUU como principal mercado para el petróleo iraní, sudanés y saudí y  sustituirá a EEUU como mercado para los productos petrolíferos venezolanos. En la actualidad, China es el mayor exportador y fabricante de manufacturas del mundo, dominando incluso el mercado estadounidense, mientras juega el papel de salvavidas financiero al poseer alrededor de 1.300 billones de dólares en bonos del Tesoro estadounidense.

Bajo las crecientes presiones de sus trabajadores y campesinos, los gobernantes chinos han estado desarrollando el mercado interno aumentando los salarios y el gasto social para reequilibrar la economía y evitar el espectro de la inestabilidad social y solucionar su balanza comercial. En cambio, los salarios y servicios públicos vitales de EEUU han disminuido de forma aguda en términos absolutos y relativos.

Teniendo en cuenta las tendencias históricas actuales, está claro que China sustituirá a EEUU como principal potencia económica mundial. Y este proceso tendrá que pasar por los contendientes y como se ve, la bipolaridad va marcando el proceso de los imperios en contra de las naciones oprimidas (economías dependientes).

China es una potencia ascendente y su clase dirigente tiene una milenaria experiencia Imperial Antigua pero está preparándose para asumir su papel de Superpotencia contendiente y más.

La presencia armada del Imperio británico dictó en la década de 1850 lo que China tenía que importar con el opio alcanzando el 50% de las exportaciones británicas, mientras socavaban las ventajas competitivas de China a través de políticas arancelarias. La conquista de la India, Birmania y la mayor parte de Asia permitió a los británicos establecer bases coloniales y reclutar ejércitos mercenarios locales. Los británicos y sus mercenarios aliados cercaron y aislaron a China, preparando el camino para perturbar los mercados chinos e imponer condiciones brutales a su comercio. EEUU está siguiendo políticas parecidas: La flota naval estadounidense patrulla y controla las rutas marítimas comerciales chinas y los recursos petroleros extraterritoriales a través de sus bases en el exterior. La Casa Blanca de Obama-Clinton está en proceso de desarrollar una respuesta militar rápida que implicará a sus bases en Australia, Filipinas y otros lugares de Asia. EEUU está intensificando sus esfuerzos para socavar el acceso exterior de China a los recursos estratégicos mientras se dedica a apoyar “bases” de separatistas e “insurgentes” en el oeste de China, Tibet, Sudán, Birmania, Irán, Libia, Siria y otros lugares. Los acuerdos militares de EEUU con la India y la instalación de un régimen-títere acomodaticio en Pakistán han hecho avanzar su estrategia de aislar a China. China mantiene su política de sentar las bases del dominio económico Imperial, y moverse cautamente en lo político y militarmente, se ha hecho a un lado cuando el imperialismo bélico europeo y estadounidense ha atacado a alguno de los socios comerciales de China con el objetivo fundamental de invertir la pacífica expansión comercial de China. La estructuración de una estrategia ideológica y política de China capaz de proteger sus intereses económicos en el exterior ha sido una invitación para que EEUU y la OTAN establecieran regímenes hostiles a China. El ejemplo más destacado es Libia, donde EEUU y la OTAN intervinieron para derrocar a un gobierno independiente dirigido por el presidente Gadafi, con quien China había firmado acuerdos comerciales e inversiones por valor multimillonario. Los bombardeos de ciudades, puertos e instalaciones petrolíferas por la OTAN obligaron a los chinos a retirar a 35.000 trabajadores de la construcción e ingenieros del petróleo chinos en cuestión de días. Lo mismo sucedió en Sudán, donde China había invertido miles de millones para desarrollar su industria petrolera. EEUU, Israel y Europa armaron a los rebeldes de Sudán del Sur para interrumpir el flujo de petróleo y atacar a los trabajadores chinos en el sector. En ambos casos, China permitió pasivamente que los imperialistas estadounidenses y europeos atacaran a sus socios comerciales y frenaran sus inversiones. Esto no va pasar en Siria.

Aunque la visión de China del “negocio primero” pudo haber funcionado cuando era un actor menor en la economía mundial y los constructores del imperio estadounidense veían la “apertura al capitalismo” como un oportunidad de hacerse fácilmente con las empresas públicas de China y saquear su economía, sin embargo, cuando China (a diferencia de la ex URSS) decidió retener los controles de capital y desarrollar una “política industrial” cuidadosamente calibrada, y bajo control estatal, dirigiendo el capital occidental y la transferencia de tecnología a las empresas estatales, que penetraron eficazmente en los mercados internos y exteriores de EEUU, Washington empezó a quejarse y a hablar de represalias.

Los inmensos excedentes comerciales de China con EEUU provocaron una respuesta dual de Washington: Vendió cantidades masivas de bonos del Tesoro estadounidense a los chinos y empezó a desarrollar una estrategia global para bloquear el avance chino. Como EEUU carecía de apalancamiento económico para revertir su decadencia, confió solo en su “ventaja comparativa”: su superioridad militar basada en un amplio sistema mundial de bases de ataque, una red de regímenes-clientes en el exterior, apoderados militares, ONG, intelectuales y mercenarios armados. Washington se volvió hacia su inmenso, secreto y clandestino aparato de seguridad para debilitar a los socios comerciales de China. Washington depende desde hace mucho tiempo de sus lazos con gobernantes corruptos, disidentes, periodistas y magnates de los medios para proporcionar la cobertura más poderosa propagandística mientras avanza en su ofensiva militar contra los intereses de China en el exterior.

China está construyendo su estrategia en contra del “aparato de seguridad” de EEUU, la postura de “no interferencia” se debe a su visión integral de la guerra (la economía garantiza el éxito o fracaso de los objetivos militares). Dado el estado de la ofensiva imperial occidental, China adopta su estrategia integral de Defensiva, y usa iniciativas diplomáticas, tales como financiar algunas cadenas de medios en lengua inglesa para presentar generar opinión pública a favor, utiliza su poder de veto en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas para oponerse a los esfuerzos de EEUU para derrocar el régimen de Asad en Siria y oponerse a la imposición de sanciones drásticas contra Irán. Repudió severamente el cuestionamiento de la secretaria de estado de EEUU Hillary Clinton acerca de la “legitimidad” del estado chino cuando votó contra la resolución de EEUU y la ONU preparando un ataque contra Siria.

Los estrategas militares chinos  evalúan constantemente los ataques y preparativos políticos y militares que bloquean el ascenso de China. Han pedido, y se les ha aceptado, un 19% de incremento anual en el gasto militar para los próximos cinco años (2011-2015). Incluso con este incremento, los gastos militares de China serán menos de la quinta parte del presupuesto militar estadounidense. China actualmente no tiene ninguna base en el exterior en marcado contraste con las más de 750 instalaciones de EEUU por todo el mundo, pero desarrolla una relación integral (económico, político y militar con los antiguos y nuevos aliados). Las operaciones de inteligencia chinas en el exterior van de menos a más. Sus embajadas  priorizan los estrechos intereses comerciales y buscan y preparan el futuro enfrentamiento con la OTAN, no están interesados en un enfrentamiento solo militar.

La rápida acumulación de riqueza y capital de China ha sido posible a través de una intensa explotación de sus trabajadores a los que se despojó de sus anteriores redes de seguridad social y condiciones reguladas de trabajo que el comunismo garantizaba. Millones de hogares chinos han quedado desposeídos a fin de promover a los promotores/especuladores inmobiliarios que se han dedicado después a construir oficinas de alto nivel y apartamentos de lujo para las elites internas y extranjeras. Esos rasgos brutales de ascendente capitalismo chino han creado una fusión entre la lucha de las masas por un lugar de trabajo y por un espacio para vivir que es mayor cada año. El eslogan de los promotores/especuladores de “hacerse rico es maravilloso” ha perdido su capacidad de engañar a la gente. En 2011, había alrededor de 200.000 fábricas costeras urbanas que englobaban pueblos rurales. El próximo paso, que seguro se producirá, será la unificación de estas luchas en nuevos movimientos sociales nacionales con una agenda de clase exigiendo la restauración de los servicios educativos y sanitarios disfrutados bajo la era comunista así como una mayor porción de la riqueza de China. Las actuales demandas de mayores salarios pueden convertirse en demandas de mayor democracia en el lugar del trabajo. Para responder a estas demandas populares, los nuevos liberales compradores occidentalizados no pueden señalar hacia su “modelo” en el imperio estadounidense, donde sus trabajadores están inmersos en un proceso por el que les están despojando de los mismos beneficios que los trabajadores chinos están intentando recuperar.

China, asolada por un conflicto político y de profundización de los enfrentamientos de clase cada vez más profundo, no puede mantener su deriva hacia el liderazgo económico global. Las elites chinas no pueden afrontar la creciente amenaza militar imperial global de EEUU, con sus aliados compradores en la elite liberal interna, mientras en el país la sociedad está profundamente dividida con unas clases trabajadoras cada vez más hostiles. La época de explotación desenfrenada de la mano de obra china tiene que terminar para poder enfrentar el cerco militar estadounidense de China y el desbaratamiento económico de sus mercados en el exterior. China posee enormes recursos. Con más de 1.500 billones de dólares en reservas, China puede financiar un amplio programa sanitario y educativo nacional por todo el país.

China puede permitirse poner en marcha un “programa de vivienda pública” intensivo para los 250 millones de trabajadores que han emigrado del campo y que en la actualidad están viviendo en la miseria urbana. China puede imponer un sistema fiscal progresivo a sus nuevos multimillonarios y millonarios y financiar las pequeñas cooperativas agrícolas familiares y las industrias rurales a fin de reequilibrar la economía. Su programa de desarrollo de fuentes energéticas alternativas, como paneles solares y energía eólica, son un prometedor comienzo para abordar su grave contaminación medioambiental. La degradación del medio ambiente y los problemas relacionados con la salud están ya preocupando a decenas de millones de chinos. En última instancia, la mejor defensa de China contra las invasiones imperiales es un régimen estable basado en la justicia social para cientos de millones y una política exterior de apoyo a los movimientos y regímenes antiimperialistas en el exterior, cuya independencia es de vital interés para China. Lo que se necesita es una política proactiva basada en empresas mixtas mutuamente beneficiosas, incluida la solidaridad militar y diplomática. Hay ya un grupo pequeño, aunque influyente, de intelectuales chinos que están planteando la cuestión de la creciente amenaza militar estadounidense y están “diciendo no a la diplomacia de las cañoneras”.

La China moderna cuenta con multitud de recursos y oportunidades de los que no disponía la China del siglo XIX, cuando se vio subyugada por el Imperio británico. Si EEUU prosigue intensificando su política agresiva militarista contra China, Pekín puede poner en marcha una seria crisis fiscal inundando el mercado con varios de sus cientos de miles de millones de dólares en bonos del Tesoro estadounidense. China, una potencia nuclear, debería contactar con su vecina Rusia, armada y amenazada por igual, para enfrentar y frustrar los belicosos comentarios de la secretaria de estado Hillary Clinton. El próximo presidente ruso Putin ha prometido incrementar el gasto militar del 3% al 6% del PIB en la próxima década para contrarrestar la ofensiva de bases de misiles de Washington en las fronteras de Rusia y truncar los programas de “cambio de régimen” de Obama contra sus aliados, como en el caso de Siria.

China tiene redes poderosas comerciales, financieras e inversiones por todo el planeta así como potentes socios económicos. Estos lazos se han convertido en algo esencial para el crecimiento continuado de muchos países en el mundo en desarrollo. Al enfrentarse a China, EEUU tendrá que enfrentar la oposición de muchas elites poderosas de mercado por todo el mundo. Pocos países o elites pensarían en vincular en el futuro sus fortunas con un imperio económicamente inestable y basado en el militarismo y en destructivas ocupaciones coloniales.

LA DESCOMPOSICION DE LA CLASE DOMINANTE CHINA

La política exterior de China está moldeada por grandes intereses comerciales, financieros y manufactureros que confían en el “aspecto económico competitivo” para conseguir cuotas de mercado y paulatinamente introducir la relación Militar que China necesita para garantizar el poder económico global. La clase política china está profundamente influida por una nueva clase de multimillonarios con fuertes vínculos con los fondos de capital occidentales que han absorbido sin reparo los valores culturales occidentales. Esto queda ilustrado por su preferencia a enviar a sus propios hijos a las universidades de elite en EEUU y en Europa. Tratan de “acomodarse a Occidente” a cualquier precio. China necesita una estrategia de la construcción del imperio  en el aspecto militar, por ahora su estrategia de defensa le es exitosa, responde de forma ineficaz y ad hoc a cada acción imperialista que ha socavado su acceso a recursos y mercados.

Muchos asesores empresariales y académicos chinos se han educado en EEUU y están influenciados por sus lazos con los académicos estadounidenses y las instituciones financieras internacionales directamente vinculadas con Wall Street y la City londinense. Han prosperado como asesores bien remunerados que logran puestos prestigiosos en las instituciones chinas. Identifican la “liberalización de los mercados financieros” con las “economías avanzadas” capaces de profundizar los lazos con los mercados globales en lugar de ser una fuente importante de la actual crisis financiera global. La preparación de una clase dirigente que lleve las riendas de una inminente superpotencia mundial que dispute a EEUU su posición, está gestándose ese contingente al amparo del Estado. Esos yuppies chinos imitan lo peor de los estilos de vida consumistas de Occidente, propios de su descomposición integral. Hay una base económica para los sentimientos pro-occidentales de los neocompradores chinos. Han transferido miles de millones de dólares a cuentas en bancos extranjeros, han comprado casas y apartamentos de lujo en Londres, Toronto, Los Ángeles, Manhattan, París, Hong Kong y Singapur. Solo tienen un pie en China (la fuente de su riqueza) y el otro en Occidente (donde consumen y esconden su riqueza).

Los compradores occidentalizados están profundamente empotrados en el sistema económico de China al tener vínculos familiares con los dirigentes políticos en el aparato del partido y el estado. Sus conexiones son más débiles en el ejército y en los crecientes movimientos sociales, aunque algunos estudiantes “disidentes” y activistas académicos de los “movimientos pro democracia” cuentan con el apoyo de las ONG imperiales de Occidente. En la medida en que los compradores van ganando influencia, van debilitando las fuertes instituciones estatales económicas que han dirigido el ascenso chino a potencia global, al igual que hicieron en el siglo XIX actuando como intermediarios para el Imperio británico. Proclamando el “liberalismo” del siglo XIX, 50 millones de chinos se volvieron adictos al opio en menos de una década. Proclamando la “ democracia y los derechos humanos ”, El ascenso de China, dirigido por las elites, a potencia económica global ha engendrado desigualdades monumentales entre unos miles de nuevos multimillonarios y millonarios en lo alto de la pirámide y cientos de millones de empobrecidos trabajadores, campesinos y emigrantes en la base. las cañoneras estadounidenses patrullan ahora frente a las costas de China, pero esas cañoneras son testigos de bronce ante la inminente asunción del ascenso rápido de la Superpotencia imperial que se convertirá en el otro polo de domino, como parte de los intereses interimperialistas

Para ilustrar la concepción pública de la estrategia militar, esbozada en EL LIBRO BLANCO DEL CONSEJO DE ESTADO CHINO.

LA ESTRATEGIA MILITAR CHINA PARA EL SIGLO XXI - Heinz Dieterich

1. El marco estratégico de la defensa

China procura desarrollar “una defensa nacional fortalecida y Fuerzas Armadas fuertes, compatibles con los intereses de seguridad y el desarrollo nacional”, a la par de construir “una sociedad moderadamente prospera en todos los aspectos”, define el “libro blanco” del Consejo de Estado chino.

“ Mantener la seguridad y unidad nacional; garantizar los intereses del desarrollo nacional; alcanzar el desarrollo sustentable y coordinado de la defensa nacional y de las Fuerzas Armadas (FA); mejorar la efectividad de la FA, que será medida esencialmente por el criterio de la informatización; implementar la estrategia militar de la defensa activa; proseguir una estrategia de autodefensa nuclear y fomentar el entorno de seguridad necesario para el desarrollo pacífico de China”, son los elementos principales de esta política.

2. Modernización militar en tres pasos

La modernización se concentra en la informatización, la planeación integral y la profundización de la reforma del sistema militar. “La mecanización de las Fuerzas Armadas es la base de la modernización y la informatización es su foco.” Por lo mismo, China intensifica el “desarrollo combinado de la mecanización e información”, fortaleciendo lo militar mediante la ciencia y la tecnología, “desarrollando nuevos armamentos y equipos de alta tecnología, realizando el proyecto estratégico de entrenar a gente talentosa, conduciendo el entrenamiento en condiciones de informatización y construyendo un moderno sistema logístico, a fin de cambiar el modo de formación de las capacidades en el combate militar”. China “insiste” en optimizar el uso de sus “limitados recursos de defensa” mediante el “management científico”.

Los nuevos planes estratégicos, formulados científicamente, darán a la modernización una base sólida a partir del año 2010; la mecanización será terminada en el año 2020, con grandes avances en la información y hacia el año 2050, la modernización de la defensa y de las Fuerzas Armadas habrá logrado por completo sus objetivos.

3. La defensa activa

Las líneas de actuación estratégica para la defensa activa en este nuevo periodo del nuevo siglo, han sido formuladas ya. Los objetivos de esas guías estratégicas son el triunfo en guerras locales en condiciones de informatización, tomando en consideración la evolución de la guerra moderna y las principales amenazas de seguridad de China. Sin embargo, el instructivo estratégico enfatiza la importancia de impedir crisis y guerras. Se adhiere estrictamente a una postura de “auto-defensa” e insiste en una estrecha coordinación entre el esfuerzo militar, político, diplomático, económico, cultural y legal para construir un “entorno de seguridad favorable”. Una parte especial de esta tarea consiste en el aumento de las capacidades de mantener la seguridad “marítima, del espacio y del espacio electromagnético”.

4. El papel de la guerra popular

La guerra popular es un concepto estratégico central en la doctrina militar china del Siglo XXI. China “se basa siempre en la gente para fomentar la defensa nacional y las Fuerzas Armadas, y combina una limitada fuerza activa con una poderosa fuerza de reserva”. La RPC procura instalar un mecanismo para una “unificada y eficiente movilización defensiva nacional, activando la movilización de la economía, ciencia y tecnología, información y transporte y mejorando las fuerzas de reserva”.

China realiza esfuerzos para hacer “innovaciones en el contenido y las formas de la guerra popular, explorando nuevos enfoques de participación de la gente en el combate y el apoyo a los frentes y desarrollando nuevas estrategias y tácticas de la guerra popular en las condiciones de la informatización. Más que esto, el Ejército de Liberación del Pueblo (ELP) subordina su desarrollo al desarrollo general de la nación, apoya el desarrollo económico y social local y consolida la unidad entre el ELP y el gobierno, y entre el ELP y la gente.” (para interpretar esto, hay que tener en cuenta, que las guerras se definen fundamentalmente por la fuerza de infantería tanto para ofensiva como defensiva en una guerra prolongada, hoy los chinos no aplican la estrategia de guerra popular,  han dejado de ser  maoístas y aplican una concepción burguesa en los tres puntos: Idológico, político y militar, usan la estrategia que busca preservar el poder para unos cuantos y no para el pueblo),

5. Cambio de la doctrina nuclear

A finales de los 70, el ELP cambió su doctrina militar, basad a en el “juicio científico” que la “paz y el desarrollo” se habían convertido en los “temas principales” de la nueva época. En lugar de preparar las Fuerzas Armadas y la defensa nacional para una “guerra temprana, a gran escala y nuclear”, redefinió su misión hacia el “desarrollo en tiempos de paz” y avanzó su modernización por la estrategia de los tres pasos. El objetivo general de estas reformas consistió en crear “una fuerza militar poderosa de carácter revolucionario, modernizada y regularizada”, reducida en tamaño y con “características chinas”. En este proceso el ELP redujo su número de efectivos en 700 mil personas.

6. Fuerza naval, aérea, terrestre y nuclear

De los años 50 hasta los 70 , la Armada estaba dedicada a operaciones defensivas de las costas. Desde los 80 ha ocurrido una transformación estratégica hacia operaciones defensivas en alta mar. A partir del Siglo XXI, la Armada está desarrollando sus capacidades de “operaciones integradas en alta mar, de disuasión y contraataque estratégicas, de conducir operaciones a gran distancia y enfrentar amenazas no-convencionales a su seguridad”. Esas capacidades son tanto nucleares como convencionales. La fuerza submarina cuenta con submarinos nucleares estratégicos misilisticos, submarinos nucleares de ataque y submarinos convencionales.

La Fuerza Aérea estaba dedicada desde los años 50 a la defensa territorial. Desde los 90 hizo la transición hacia una fuerza capaz de operaciones defensivas y ofensivas y con ciertas capacidades de ejecutar “ataques de precisión de largo alcance y operaciones de proyección estratégica”.

El ejército que está organizado en torno a cuatro cuarteles/departamentos generales , ha evolucionado su doctrina de la defensa territorial hacia la “movilidad transregional”. Gradualmente hace sus unidades más pequeñas, modulares y multi-funcionales. El desarrollo de misiles tácticos y operacionales, cohetes tierra-aire y fuerzas especiales, a fin de incrementar sus capacidades de operaciones integrales aire-tierra, maniobras a larga distancia, asaltos sorpresa y operaciones especiales, constituye una de sus prioridades.

Las Fuerzas Estratégicas (Second Artillery Force) tienen la responsabilidad de disuadir otros países del uso de armas nucleares contra China y de ejecutar contraataques nucleares y golpes precisos con misiles convencionales. La política de la RPC se centra en el principio de no utilizar armas nucleares primero. En tiempos de paz las armas nucleares de China “no están dirigidas contra ningún país”. Sin embargo, si China está siendo amenazada nuclearmente, las Fuerzas Estratégicas entran en estado de alerta. Y si China es atacado, “utilizará cohetes nucleares para lanzar un contraataque determinante contra el enemigo”.

7 . Relación con las Fuerzas Armadas de América Latina

El ELP y el Ministerio de Defensa de China mantienen intensas relaciones con prácticamente todas las regiones del mundo, desde América del Norte y Sur, vía Europa y África, hasta el Pacífico. El “libro blanco” registra para el período 2007-2008 ese tipo de interacciones, entre las cuales destaca en América Latina la frecuencia de contactos con Chile. Citamos solo algunas de ellas.

En el año 2007, en marzo, el subdirector del Departamento Político del ELP visitó Venezuela, Ecuador y Argentina; en abril, el Jefe de las Fuerzas Armadas de Bolivia fue a China; en abril/mayo, el presidente de la Academia china de Ciencias Militares visitó Argentina, Chile y Estados Unidos; en mayo, el Ministro de Defensa chino estuvo en Cuba, Argentina y Chile; en el mismo mes, el Subjefe del Estado Mayor visitó Venezuela, México y Brasil, y el Comandante del Ejército chileno viajó a China; en junio, el Jefe asistente del Departamento Político visitó Colombia; en junio, el comisario político de la Armada de la ELP visitó Chile; en julio, el jefe del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas del Ecuador estuvo en China; en agosto, el comandante del ejército uruguayo; en agosto, el ministro de defensa argentino; en agosto, el comandante de la Fuerza Aérea de la ELP fue a Chile; en septiembre el Jefe del Estado Mayor del ejército brasileño visitó China y el mismo mes otro alto militar visitó Cuba; en noviembre, el ministro de defensa del Perú fue a China y en mayo del 2008 hizo lo mismo el comandante de la Fuerza Aérea de Chile.

8. ¿Un “libro blanco militar” latinoamericano?

Un territorio bajo control efectivo, una moneda y una Fuerza Armada propia, son los atributos de un Estado soberano. Durante su génesis, son tareas estratégicas cuya pronta resolución dinamiza su proceso de formación e integración. Bajo esta lógica sería vital para el naciente Estado regional latinoamericano producir pronto un “libro blanco militar” para la Para Grande. De hecho, sería un salto cualitativo en la constitución de un Estado hemisférico sureño, capaz de resistir a la Doctrina Monroe.

 

comments