Sáb 07 Nov 2015 07:56

Ratio: 5 / 5

Inicio activado Inicio activado Inicio activado Inicio activado Inicio activado
 

movadef

Reproducimos el articulo de la escritora e investigadora, Maître de conférences,  de la Université du Havre - France, especialista en temas sociales y culturales del Perú. 

Nueva acusación de apología al terrorismo en el Perú. Sendero Luminoso, el MOVADEF y las elecciones presidenciales 2016

por  ANOUK GUINÉ

 A tan solo cinco meses de las próximas elecciones presidenciales, en el Perú, la libertad de prensa y la libertad de entrar en política acaban donde empieza la labor de cincelar la opinión pública de acuerdo a la agenda del poder político dominante. Así, en septiembre 2015, la Primera Fiscalía Superior Penal Nacional decidió revocar la resolución que en 2013 declaró no ha lugar a la apertura de instrucción contra Manuel Fajardo, Alfredo Crespo, Alberto Mego y Oswaldo Esquivel, por el delito de apología al terrorismo en agravio del Estado peruano. Los hechos remontan a octubre 2010 cuando, según la Dirección Contra el Terrorismo (DIRCOTE), en la marcha organizada en la plaza Bolívar (del Congreso de la República) por la Central General de Trabajadores del Perú (CGTP) y la Central Única de Trabajadores (CUT), circulaba el primer número del periódico Amnistía General editado por el Movimiento por Amnistía y Derechos Fundamentales (MOVADEF), nacido un año antes con la ambición de ser parte de la vida política del país. Siendo de corte marxista-leninista-maoísta, esa edición contenía el artículo « Libertad para el Dr. Abimael Guzmán », recordando que desde 1992 « se encuentra en aislamiento absoluto en la base naval del Callao » -por dirigir el autodenominado Partido Comunista del Perú (PCP) conocido como Sendero Luminoso (SL) cuyo « Ejército Guerrillero Popular » se enfrentó al Estado peruano de 1980 a 1992-. El texto decía también que « El Dr. Guzman es el más grande intelectual, filósofo y científico, marxista, leninista, maoísta de nuestra época ».

Las cuatros personas señaladas eran parte del Consejo Editorial del periódico, pero en la actualidad Manuel Fajardo y Alfredo Crespo son dirigentes del MOVADEF y abogados de A. Guzmán, mientras que Oswaldo Esquivel y Alberto Mego fueron respectivamente Director y Jefe de Redacción del periódico de 2010 a 2012, siendo éste ultimo un conocido escritor y dramaturgo. Ambos deslindaron con el movimiento en 2012 al no estar deacuerdo con el « Pensamiento Gonzalo » que es la guía ideológica del MOVADEF.

FUDEPP

Después de investigaciones preliminares, la Segunda Fiscalía Penal Supranacional había formulado denuncia penal contra los cuatro indivíduos por delito contra la tranquilidad pública y apología agravada, argumentando que las frases citadas constituían, según el artículo 316° del Código Penal, « elogio, exaltación y ensalzamiento a Abimael Guzmán Reynoso, máximo lider y conocido como « Presidente Gonzalo » dentro de la organización terrorista ‘Sendero Luminoso’, condenado por delito de terrorismo agravado en agravio del Estado y delito de homicidio calificado en agravio de un grupo de ciudadanos ». Sin embargo, el Segundo Juzgado Penal Nacional había resuelto declarar no ha lugar a aperturar instrucción contra los imputados por apología. La jueza había argumentado que las frases contenidas en el periódico no constituyen una exaltación a un acto terrorista ya realizado, ni expresan una incitación a la violencia terrorista, considerando además que la Constitución Política del Perú consagra « la libertad de expresión y opinión mediante cualquier medio de comunicación » y que para que haya delito, se necesitaría no solo alabanza, sino también promoción en forma pública a la realización de actos de terrorismo. Así, el caso fue desestimado porque no se demostró que las páginas del vocero del MOVADEF tuvieran alguna relación con la violencia. Al contrario, este movimiento, a través de sus dirigentes Manuel Fajardo y Alfredo Crespo y de sus adherentes, sigue reclamando su derecho a participar, desde el Frente de Unidad y Defensa del Pueblo Peruano (FUDEPP), en las elecciones presidenciales que tendrán lugar en marzo 2016. La "lucha armada" terminó en 1992 y desde entonces no hubo un solo acto terrorista cometido por esta organización. Por ahora este Frente está recogiendo firmas para poder inscribirse en el Jurado Nacional de Elecciones.

Contra dicha resolución, el recurso de apelación que interpusieron recientemente Ministerio Público y Ministerio del Interior -afirmando que la jueza en 2013 « ha efectuado una errónea calificación tanto fáctica como jurídica de los hechos imputados a los denunciados »- aparece justamente en el marco de la convocatoria actual a nuevas elecciones. Basándose en el artículo 316° del Código Penal que sanciona la « apología al delito » mediante dos modalidades : « 1) El hacer públicamente la apología de un delito o 2) De la persona que haya sido condenada como su autor o partícipe », el nuevo pronunciamiento del Fiscal Superior declara que se tendrá que determinar que las frases publicadas enAmnistía General « constituyen una exaltación, alabanza, ponderación, elogio, presentándolo como meritorio, digno de defensa y aceptación para todos, respecto a una persona condenada como autor del delito de terrorismo agravado y homicidio calificado, y a través de un medio de comunicación social ».

Como parte de la contínua persecución política en el Perú y a partir de un caso que atenta contra la libertad de prensa (así no estemos deacuerdo con las ideas del MOVADEF), este lunes 9 de noviembre 2015, los cuatro imputados deberán presentarse ante la Sala Penal Nacional. Pareciera que hoy día, en el Perú, no hay aún un espacio democrático desde el que se pudiera hacer libre crítica al gobierno. Todos los medios de comunicación adhieren a la política neoliberal impuesta en particular desde la dictadura de A. Fujimori en los años 1990.

La reapertura de este caso muestra que el Estado peruano prosigue con una política contraria a los derechos humanos y a la libertad de expresión. Un Estado ambíguo y amorfo con legalidad de geometría variable en función de los intereses políticos y económicos del momento. Un Estado que, incapaz de resolver los problemas de pobreza en el país, golpea a la izquierda más débil producto de las secuelas de la guerra civil iniciada en 1980. Un Estado neoliberal que de esta guerra solo aprendió a criminalizar y a senderizar la protesta social cada vez que las poblaciones más desfavorecidas marchan en defensa de la protección de sus recursos naturales hoy vendidos a grandes mineras extranjeras. Un Estado peruano que lucha contra su propia gente queriendo dar una lección a todas las izquierdas al reabrir este caso por apología en una coyuntura electoral que necesita distracción frente a lo ruin y al bajo nivel de debate en la presente campaña electoral. Un Estado embrionario que pensando dar a luz, no es más que el autor de un lento aborto.

fuente: MEDIAPART

comments