Vie 23 Ene 2015 22:59

LA COMUNICACIÓN EFICAZ ¿PARA QUIÉN?

- 1387 hits - Sin voto - - - 22:59 -

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivado Inicio desactivado Inicio desactivado Inicio desactivado Inicio desactivado
 

comunicacion efectiva paa quien

(ENSAYO)

por: Dr. Roslyn Telmo Verde Gonzales

Uno de los pilares fundamentales de las relaciones humanas es establecer una buena comunicación, donde la codificación sea clara, amena , contundente y el mensaje no pierda fidelidad, que tenga lógica, coherencia y exactitud, finalmente  el receptor capte lo más exacto posible aquello que se quiere trasmitir; para que todo ello se  realice con resultados positivos, se debe evitar en lo posible las interferencias como: emociones contradictorias, el desinterés, mecanismos psicológicos de defensa, etc. Porque hablar no es comunicar, escribir, tampoco, ni siquiera informar es comunicar, aquí surge la interrogante, entonces ¿Qué es comunicación eficaz? Comunicación eficaz es un proceso muy complejo, es un sistema de comportamiento integrado de interrelación de signos que calibra, regulariza, encuadra y mantiene un acto comunicativo y hace posible las relaciones entre los hombres de una forma interesante, impactante y edificante.

Es paradójico que en la era de grandes avances tecnológicos de los medios masivos de información y comunicación, las personas pierdan capacidades comunicativas y entren en una fase de involución comunicativa, no tanto por el uso de los recursos electrónicos como el último grito de la ciencia, sino de la forma de transmitir los mensajes, el ¿Cómo se dice? Es muy importante, la manera adecuada. Hoy nos encontramos en un diluvio informativo, estamos bombardeados por una cantidad impresionante de informaciones y en la mayoría de los casos: tendenciosos y manipuladores que tiene como objetivo, transculturizarnos, imponer patrones de conducta, ajenos a nuestra realidad, convertirnos en unos consumistas obsesivos.

¿Cómo podemos saber que la información ha sido transmitida y captada con fidelidad? Ya en la antigüedad Aristóteles se había dado cuenta del asunto y había recomendado que cuando el público no presta mucha atención al discurso, el orador debe de estar atento al influjo de sus palabras, debe de observar a su auditorio y en este caso, debe de cambiar de técnicas o motivaciones, esas recomendaciones son efectivos en la actualidad; surten impactos trascendentales en los más diversos escenarios comunicativos. Hoy tenemos las técnicas más avanzadas entre las que se  cuenta la programación Neurolingüística y el desarrollo de habilidades comunicativas, las que nos sirven para trasmitir con precisión  y éxito, de manera atractiva y  se denomina ¡la comunicación de impacto!

Entender y practicar la comunicación de impacto nos induce a conocer más este asunto y hoy se puede decir categóricamente que las palabras tienen soportes biológicos, físicos, Psicológicos y al mismo tiempo tenemos un lenguaje no verbal, que influye en toda comunicación de una manera que no se imagina el lector. Su impacto es hasta del 93% en un acto comunicativo y aunque parezca mentira las palabras verbales influyen en nuestro interlocutor, sólo el 7%. Esta realidad nos obliga a repensar sobre este asunto que es de mucha importancia no solamente para los profesionales de las ciencias de la comunicación, sino también para todo tipo de persona, porque hoy en día  el desarrollo de las habilidades comunicativas es una llave de éxito personal y social.

Una deficiente comunicación nos llena de problemas en todo los niveles, individualmente impide la armonía en las relaciones con otras personas, genera tensión o mecanismos de defensa a nivel inconsciente, confusión en el mensaje, malos entendidos, ciertas rencilla, distanciamientos injustos y toda una serie de resultados negativos para nuestro buen desarrollo humano. Los distanciamientos, rivalidades, envidias, son productos de las malos entendidos, por eso es bueno tener en cuenta las palabras precisas, en el momento adecuado y en el tono acertado. La comunicación implica tener en cuenta estos aspectos y mucho más, cuando se trata de una intervención eficaz, que conmueva, que trascienda y que forme actitudes positivan en nuestro interlocutor.

En el ámbito laboral o empresarial los problemas creados por las comunicaciones no eficientes se multiplican y perjudican a las demás personas y a la misma empresa. A nivel interno, sus efectos se hacen visibles en corto plazo. Todo ello genera bajo rendimiento laboral, deshumanización, egocentrismo, luchas de poder, conflictos personales y hasta el síndrome de fatiga crónica, una enfermedad actual, llamada estrés laboral y somatizaciones. A nivel externo repercuten en forma más directa dificultando la relación empresa-clientes, desmotivándolos para comprar en el futuro, perdiendo terreno comercial en beneficio de la competencia. Existe una máxima en el trato con el público y dice: por una persona mal tratada, siete no vienen y por una persona bien tratada, viene siete más, y no debemos olvidar en cualquier empresa que el cliente tiene la razón.

La calidad de comunicación está vinculado con el éxito personal y es también producto de la responsabilidad dentro de cualquier sistema: familia, empresa, organización, universidad, etc. Al utilizar éstas metodologías seremos capaces de  identificar muchas estrategias mentales y generar empatía, es decir ponerse en el lugar del interlocutor y como resultado obtendremos conversaciones enriquecedoras, persuasivas y convincentes, todo ello redundará favorablemente en nuestras vidas; también nos servirá para manejar situaciones difíciles y resolver muchos problemas que aparentemente son insolubles, Salvador Carrión dice: “al establecer una relación comunicativa se genera una zona en la que todos los elementos: humanos y técnicos intervienen para crear la atmosfera adecuada al proceso, a este espacio lo llamamos esfera de comunicación”.

Muchos personas creen que el tener buen timbre de voz o el hablar y reír mucho, así como comentar frases ingeniosas, Les convierten en mejores comunicadores, eso no es cierto; en un proceso comunicativo, se mide quién armoniza mejor con su interlocutor, no se necesita hablar mucho, sino, la forma cómo se lo dice, marca una diferencia cualitativa. Muchas personas han cometido errores garrafales porque desestimaron un proceso comunicativo o porque nunca se pusieron a reflexionar sobre este asunto. En las empresas estratégicas y exitosas, siempre hay un especialista en comunicación, conocido como el relacionista público o asesor de imagen, esté profesional diseña y aplica estrategias comunicacionales para el público externo e interno de la empresa, por eso el éxito de toda empresa depende de la calidad de su personal de relaciones públicas.

En una interacción comunicativa debemos tener en cuenta el Qué decimos y el Cómo lo decimos, aquí confluyen aspectos verbales y no verbales del emisor y receptor, el establecimiento de la empatía y la destreza de provocarla a través del feedback, la calibración y el correcto rapport (empatía e imitación al interlocutor). Según una investigación llevada a cabo por Albert Nehrabian y el sociólogo Birdwhistell, en coordinación con otros investigadores y que es aceptada mundialmente. La estructura de la comunicación entre personas debe llegar a un nivel superior, la que en realidad recibimos y transmitimos a través del lenguaje no verbal (o analógico), el efecto de los mensajes ocultos es decisivo en cualquier contexto comunicativo.

Para crear un clima agradable de confianza, afecto o simpatía, se procede a través de una técnica con la que establecemos y controlamos estados de predisposición y apertura con otros, generar una relación empática con cualquier interlocutor, mantenerla y canalizarla según nuestros objetivos. Para ello tenemos un método denominado Rapporrt, con la que tendremos en cuenta el nivel consciente e inconsciente. Su aplicación no es complicada, sólo se requiere ser un buen observador, luego sincronizar los movimientos de receptor, su tono de voz, su gesticulación y todos sus movimientos inconscientes. Una vez que hemos captado todos los detalles significativos de su comportamiento, nuestra tarea es imitarlo sin que se dé cuenta, igualarlo, reflejar o sintonizar nuestros movimientos  con el interlocutor; y los aspectos más sobresalientes son: el ritmo respiratorio, localización respiratoria (abdominal, media o alta), postura corporal, ritmo y velocidad del habla, tono de voz y gestos (ademanes y expresiones faciales), en eso consiste el famoso rapport.

En la práctica todos somos comunicadores en diferentes grados o niveles, porque constantemente nos ocupamos de transmitir ideas, conceptos, emociones, sentimientos, etc. a otras personas y también estamos recibiendo continuamente mensajes parecidos de los que nos rodean y asimismo captamos de los medios masivos de información y comunicación. Numerosos estudios han comprobado los cambios de actitud como consecuencia de lecturas de libros, diarios, revistas, o por escuchar la radio y ver la televisión. También por los efectos de la publicidad y propaganda en todas las áreas del conocimiento humano. Philip Lesly menciona: “Los hombres quieren salud física y mental, amor, afecto, respeto, formación, conocimiento, seguridad y poder. La importancia atribuida a cada una de estos valores varía de individuo a individuo y de sociedad a sociedad, pero la mayoría de la gente parece querer todas ellas en mayor o menor grado”.

comments