Lun 19 Ene 2015 12:56

ESQUEMAS PSICOSEXUALES EN LOS ESTUDIANTES DE LA UNIVERSIDAD

- 1772 hits - 5/5 de 1 usuario(s) - - - 12:56 -

Ratio: 5 / 5

Inicio activado Inicio activado Inicio activado Inicio activado Inicio activado
 

jovenes de bolivia

ESQUEMAS PSICOSEXUALES EN LOS ESTUDIANTES DE LA UNIVERSIDAD MAYOR DE SAN ANDRÉS DE LA PAZ – BOLIVIA

Dr. Roslyn Telmo Verde Gonzales

Ex docente, pre y postgrado, UMSA

La Universidad Mayor de San Andrés es una de las universidades más grandes de América Latina, en sus aulas estudian  más de 80.000 estudiantes. Aquellos estudiantes, son la razón de ser de la Universidad, con sus pensamientos críticos y creativos, con el corazón grande  e inconfundible y con la alegría de representar a la mejor universidad de Bolivia, fama bien merecida porque de sus claustros salieron hombres preclaros. Hace poco fui testigo de una ceremonia de reconocimiento de un grupo de estudiantes de la Facultad de Ciencias Sociales y su tutor, quienes en grupo viajaron a la Universidad Tarapacá de Arica, República de Chile, Para concursar en un conversatorio sobre temas polémicos y de actualidad; sus contrincantes los chilenos y también los peruanos fueron derrotados olímpicamente, pues nos trajeron las medallas de oro.   

El tema que interpreto es controversial y genera mucha expectativa, por eso invito a los lectores discernir con objetividad, para tener una idea más completa del panorama de formación psicosexual de los estudiantes universitarios, para entender el rol histórico que les ha tocado vivir y para reflejar constantemente una energía positiva, que en perspectiva llegará a ser  una vida significativa, una vida con sentido y propósito, es decir una vida plena.

Cuando hablamos de sexualidad humana desde un enfoque científico, entramos a un problema real, complejo y hasta cierto sentido contradictorio, la mayoría de los estudiantes tienen un conocimiento limitado sobre el tema, esos conocimientos lo expresan de múltiples formas siendo las más sobresalientes sus conversaciones prejuiciosas, los graffitis escritos sobre los asientos, las paredes y  en los ambientes de los servicios higiénicos. También en sus comentarios en clases y fuera de ellas, cuyos mensajes en general están impregnados de profundos contenidos religiosos, mitológicos y supersticiosos; separándose así de los parámetros científicos y, por último, a través de su lenguaje no verbal, de manera inconsciente, con sus gestos y actitudes de contrariedad.

Los limitados conocimientos que han asimilado son aprendidos en el hogar, influidos por el entorno social, las instituciones educativas y determinados en gran medida por los medios masivos de información y comunicación. En última instancia modelados por el aspecto sociocultural que reafirma sus pensamientos y estructuran sus mapas psicosexuales. Lo paradójico de la realidad es que a pesar de que vivimos en una era de gran explosión informativa condicionada por las nuevas tecnologías, los estudiantes demuestran bajos niveles

de conocimientos científicos al respecto, es decir, tienen un caudal de mensajes desacertados; hay cantidad, pero no calidad.

La enseñanza, principalmente dentro de la Universidad, implica su tratamiento científico. Este tratamiento y posibles soluciones beneficia de manera efectiva y eficaz a la población estudiantil universitaria, así se evitarán muchas aflicciones juveniles como: El aborto, los embarazos indeseados, las infecciones de transmisión sexual, incluso el SIDA, la insatisfacción sexual y efectos negativos derivados de la misma. Los docentes deben tomar  conciencia de la situación y cooperar activamente en la solución del problema, transversalizando el tema de sexualidad humana en sus clases, de manera activa y conjunta

La carencia informativa en el plano científico genera catastróficas consecuencias no solo a priori sino fundamentalmente a posteriori. Estas premisas nos obligan a abordar y enfrentar este problema en su verdadera dimensión, en lo que hace a su realidad concreta y sus implicancias en la vida cotidiana.  Paradójicamente a esta realidad, los últimos descubrimientos en sexualidad humana nos demuestran palmariamente su papel beneficioso de regulador biopsicosocial, imprescindible para todos los seres humanos, de ahí que el aprendizaje y tratamiento científico por parte de los docentes y toda la comunidad universitaria, tienen carácter urgente y primordial. Al respecto: “La Universidad se caracteriza esencialmente por desarrollar dos tipos de procesos; el primero, el proceso docente, que forma los profesionales que garantiza la conservación de la cultura; y el segundo; el proceso de investigación científica que posibilita el desarrollo de la cultura” 1.

Paralelo a los últimos acontecimientos tecnológicos, desde la década de los 50, ha aparecido en el escenario mundial la sexología como una ciencia nueva, con trabajos científicos de los pioneros: Kinsey, Hite, Master y Johnson, Ladas y Briton, entre los principales. En la actualidad circulan muchos textos de sexualidad de origen oriental, los cuales están impactando a la sociedad y a sus sujetos históricos y los estudiantes de la Universidad Mayor de San Andrés no son inmunes ante tanto bombardeo y manipulación informativa, sin embargo reflejan un conocimiento casi elemental en materia de sexualidad humana; las razones son múltiples, pero sus principales fuentes de aprendizaje se forman y consolidan en escenarios como la familia, la escuela, la religión y la influencia sociocultural.

La crisis de bases cognitivas sobre la sexualidad humana, no solo es en los estudiantes, sino también en los docentes, Este panorama se manifiesta en el proceso enseñanza-aprendizaje, en la interacción universitaria, en las conversaciones interpersonales, por eso los actores de la universidad, entre catedráticos y estudiantes, deben en primer lugar hacer uso de un nivel alto de cientificidad para enfocar todos los tema, por más complicados que se presenten, ese rigor científico y metodológico es el verdadero espíritu de una educación superior. La investigación científica es un proceso complejo que tiene una secuencia lógica, se inicia cuando las personas detectan en la realidad un problema de gran magnitud; algo que no les satisface, les causa gran inquietud o exige una corrección, cambio o explicación inmediata. Así, “El proceso de la investigación científica (PIC) como proceso consciente que desarrolla el hombre, mediante el cual resuelve problemas profesionales complejos, permite el desarrollo del conocimiento científico” 2.

Una de estas grandes falencias se encuentra en el escaso conocimiento sobre la sexualidad humana y todas sus implicancias derivadas; la misma que repercute en su personalidad y se expresa en sus actitudes cotidianas. Esta gran dificultad se manifiesta en la Universidad Mayor de  san Andrés, en toda la Universidad Boliviana y también en las Universidades de latinoamericanas. La ausencia de conocimientos científicos sobre la sexualidad humana en los estudiantes universitarios en la actualidad son uno de los grandes problemas; cognoscitivos, al extremo que todavía subsisten ideas anticuadas, producto de una estructura social-cultural rígida y con fuertes elementos represores como: La familia puritana, la escuela conservadora, la Universidad anacrónica, la religión enajenante y los medios masivos de información consumistas. Todos ellos a través de diferentes canales llegan al público con sus mensajes conservadores, anticuados y retrógrados.

Los estudiantes de manera individual suelen aprender estos temas, valiéndose de múltiples fuentes como el diálogo con sus padres, sus amigos, la lectura de libros, revistas, periódicos, la radio, la televisión y el internet. Asimismo la mayoría de las informaciones que ingresan a sus mentes, no son procesadas ni rigurosamente seleccionados para tal fin, porque no existen mecanismos de control para esa avalancha informativa, es ahí que nos encontramos frente a un gran peligro, el ingreso de mensajes manipuladores y distorsionados, como la pornografía, la prostitución, la divulgación de parafilias y un enfoque religioso represivo. En estas condiciones los jóvenes forman, reforman y deforman sus mapas y esquemas mentales psicosexuales con consecuencias perniciosas no solo para sus fines individuales sino también colectivos tanto en el presente como en la perspectiva del futuro.

En la actualidad buena parte de los estudiantes muestran poco interés por los aspectos académicos en general, pues priorizan la aprobación de materias sin realizar los necesarios esfuerzos del caso, sin embargo cuando los temas son de carácter sexual, las expectativas y curiosidades crecen de manera vertiginosa. Esta realidad exigente en materia sexual pone de manifiesto de que no tenemos docentes capacitados y los pocos que se atreven a socializar este tema lo hacen de manera superficial. Por otro lado debemos comprender y tomar conciencia de la verdadera dimensión que implica la sexualidad humana como parte consustancial del hombre, ya que los seres humanos tenemos una sexualidad personalizada y un sexo personológico. Esto demanda que la sexualidad humana forme parte de la estructura curricular universitaria.

Lo anterior encuentra mayor preocupación al constatar que las universidades latinoamericanas atraviesan profundas crisis de formación académica-investigativa y de valores, puesto que en la práctica “Las universidades son oficinas de expedir títulos, que se obtienen con facilidad mediante un pequeño esfuerzo y una regular asistencia 3. Esta crisis se evidencia no solo en un currículo obsoleto, sino también en un conformismo generalizado carente de innovación científica y tecnológica, así como una falta de desarrollo de temas transversales que hacen a la sociedad, naturaleza y hombre en su real dimensión, fundamentalmente de Sexualidad Humana.

La Universidad Boliviana en su conjunto no escapa de esta realidad, no hay que soslayar que desde sus inicios emergen como reflejos de las universidades españolas, por ejemplo con espíritu escolástico, fundándose para servir a Dios y sus saberes teológicos correspondientes. Desde nuestra primera Universidad Real y Pontificia de San Francisco Javier de Chuquisaca (1624), hasta la Universidad Pública de El Alto (2000). Muchas universidades nacieron al fragor de las luchas y aspiraciones del pueblo y durante su consolidación no han abordado, menos solucionado, el problema concerniente a la sexualidad humana desde el horizonte científico. Así, no han trabajado ni incorporado curricularmente esta trascendente y valiosa temática en la personalidad integral del estudiante enmarcada en el escenario universitario.

Es necesario puntualizar que los estudiantes durante su formación profesional atraviesan una de las etapas más importantes del desarrollo humano, el tránsito de la adolescencia a la juventud, es decir, de su maduración biológica, psicológica, social y paralelo a ello su autorrealización, su formación profesional. Los estudiantes universitarios tienen diferentes mecanismos de información y comunicación y su vida cotidiana es un reflejo constante de la realidad multidimensional, cuya aprehensión de contenidos se da desde lo superficial hasta lo complejo, desde el conocimiento empírico hasta el conocimiento científico. Lo anterior nos lleva a plantear que “ La ciencia es especial porque se basa en los hechos, se supone que los hechos son afirmaciones acerca del mundo que pueden ser verificados directamente por un uso cuidadoso y desprejuiciado por los sentidos. La ciencia se ha de basarse en lo que podemos ver, oír y tocar y no en opiniones personales o en la imaginación especulativa” 4.

Todas las situaciones mencionadas hacen complicada la vida de muchísimos estudiantes porque la sexualidad humana juega un papel importante en la vida de los seres humanos al ser un catalizador natural biopsicosocial del cuerpo y de la mente. Al solucionar los problemas de escasos conocimientos de estos temas, no sólo estaremos clarificando una dificultad académica, sino ellos serán los directos beneficiarios en su actividad práctica, porque una sexualidad sana y enfocada científicamente tiene como resultado la contribución de personas positivas, es decir, personas con un entusiasmo y optimismo extraordinario. Ese beneficio tendrá un efecto multiplicador para mejorar la calidad de vida de los seres humanos, en este caso, los estudiantes. Su tratamiento científico podrá solucionar y prevenir muchas complicaciones que generan su ignorancia, tales como el aborto, los embarazos no deseados, la transmisión de las enfermedades venéreas, el SIDA, la sexualidad insatisfecha, disfunciones sexuales, la educación sexista, el deficiente concepto de pareja, el machismo, la desigualdad de género y la violencia sexual, entre los principales.

La sexología es una ciencia moderna, su aparición en el mundo es desde mediados del siglo XX. “La sexología es el estudio científico de la sexualidad y las enfermedades que la afectan” 5. Uno de los pioneros de la sexología es Sigmud Freud (1856-1939) plantea una teoría general de la psiquis humana. Nos describe un inconsciente centrado en la sexualidad, la libido, que gobierna los impulsos, el desarrollo y las enfermedades de esta psiquis, crea un método terapéutico, el psicoanálisis, que propone remediar principalmente los trastornos de la sexualidad. M. Hirschefeld crea en 1899 el primer periódico sexológico y, en 1918, en Berlín, el primer instituto para la investigación de la sexología. También es necesario mencionar los trabajos más relevantes sobre sexualidad humana:

El Informe kinsey. Los trabajos del Doctor Alfred C. kinsey, junto a sus colaboradores sobre la conducta sexual del varón (1948), y la conducta sexual de la mujer (1953), son conocidos como El Informe Kinsey. Realizado a través del Instituto de Investigaciones Sexuales (1947, actualmente Instituto Kinsey), en la Universidad de Indiana y financiado por la Fundación Rokefeller, se viabilizó la investigación cuando los norteamericanos cambiaban sus actitudes sobre la sexualidad por el impacto, por un lado de las ideas de Sigmund Freud, quien se atrevió hablar con libertad acerca del los problemas sexuales y, por otro lado, ante la creciente concientización acerca de la importancia de la sexualidad.

El informe incluyó la historia de 6.300 varones y 5.940 mujeres. Los datos fueron obtenidos a través de entrevistas en base a 300 preguntas aplicadas durante una hora y media a los voluntarios. La aportación novedosa de los investigados fue que cuantificaron la heterosexualidad y la homosexualidad en una escala continua de 0 a 6, basándose en la experiencia de cada historia masculina, y en las mujeres las relaciones sexuales fuera del matrimonio (preconyugal y extraconyugal). “Las aportaciones del doctor Kinsey y su equipo en el estudio de la sexología, han sido de mayor interés. Han contribuido de forma notable a derribar “tabúes” que hasta entonces impedían el progreso de la ciencia, que la apoyó sobre datos objetivos” 6.

La Respuesta Sexual Humana. Obra precursora de la sexualidad científica, publicado por William H. Masters y Virginia Johnson en 1966, producto de una década de estudios realizados en laboratorios; describe extensa y sistemáticamente cómo reacciona el cuerpo a la estimulación sexual. Propusieron un Modelo para el estudio de la Respuesta Sexual Humana, el cual se caracteriza por dividir el ciclo en cuatro fases: excitación, meseta, orgasmo y resolución. El criterio para esta división fueron las observaciones de los efectos anatómicos y fisiológicos en el organismo que acompañan la estimulación sexual del cuerpo.

También demostraron que el hombre y la mujer responden de manera similar durante la estimulación erótica. Descubrieron que la erección masculina tiene una respuesta paralela en la lubricación vaginal de la mujer. La diferencia más importante se observa en el hombre, en el periodo refractario (resolución), se trata de un cierto lapso después de la fase orgásmica masculina en la que la aplicación de estímulos que habían resultado efectivos, dejan de serlo hasta terminar este periodo, pero tiene gran variedad individual y modificación de acuerdo a la edad. En la mujer no existe esta condición, por lo que la aplicación de estímulos después de esta fase orgásmica puede precipitar una nueva respuesta orgásmica; esta es la capacidad multiorgásmica femenina.

El Informe Hite. En 1976 Shere Hite publica su Reporte denominado Sinceridad Sexual. Es la primera vez que los comentarios son elaborados e interpretados por ellas mismas, es la voz sexual de la mujer, de su cuerpo y de su psicología. En su investigación a 3.019 mujeres, halló que la masturbación era el medio más eficaz para lograr el orgasmo. Además el número de mujeres que nunca experimentaron el orgasmo durante el coito fue cinco veces mayor entre las que nunca se habían masturbado que entre las que lo hacían.

De la mayoría de las mujeres del estudio, 82% afirmaron que se masturbaron; el 95% alcanzaban el orgasmo de manera regular, como contraste, sólo el 30% fueron capaces de un modo consistente de alcanzar el orgasmo durante el coito. El 14% adicional logró el orgasmo por medio del coito, pero sólo cuando el empuje del pene acompañaba una estimulación manual del clítoris. Aproximadamente el 42% tenía orgasmo de un modo regular durante el cunnilingus. El informe proporciona una referencia muy útil, que apoya los estudios anteriores y arroja nueva luz sobre los problemas de las relaciones especialmente sexuales. ”Muchas de las obras existentes acerca de la sexualidad femenina contienen errores, debidos a una ignorancia generalizada sobre qué sea realmente dicha sexualidad” 7

El Músculo del Amor (Punto G). En 1980 los estudios realizados por losLadasfue presentado por Alice Ladas en la reunión anual de la Asociación para el Estudio Científico de la Sexualidad, aunque el título del trabajo era. “De Freud a Hite, todos tienen parcialmente la razón”. La autora demostraba que todos estaban parcialmente equivocados. En esa reunión Alice entró en contacto por primera vez con John Perry y Beberly Whipple; nuevos panoramas se abrían tras esa triada. Fue un Momento histórico en el campo de la sexualidad y constituyó un agradable contraste en la atmósfera de desacuerdo que había imperado anteriormente.

Los investigadores mencionados revelaron que existe en el interior de la vagina un lugar extremadamente  sensible a la presión fuerte. Dicho lugar se halla situado en la pared anterior de la vagina, a unos cinco centímetros de la abertura. Es el punto de Gräfemberg (punto G), en honor a Ernest Gräfemberg, el primer médico que lo descubrió. Este punto se había localizado en todas las mujeres que habían sido examinadas. Cuando se estimula adecuadamente el punto “G”, se dilata y da lugar al orgasmo en muchas mujeres. En el momento del orgasmo, muchas mujeres eyaculan a través de la uretra, un líquido químicamente similar al de la eyaculación masculina, pero que no contiene esperma. Como consecuencia del estímulo muchas mujeres experimentan a menudo toda una serie de orgasmos.

La fuerza del músculo pubococcígeo de una mujer está directamente relacionada con su capacidad para alcanzar orgasmos a través del acto sexual. Las mujeres pueden aprender a reforzar sus músculos pubococcígeos o a relajarlos en caso de tensión excesiva. Si los hombres aumentan la fuerza de sus músculos pubococcígeos, también pueden aprender a alcanzar orgasmos múltiples y separar el orgasmo de la eyaculación. Entre el público de profesionales que asistía se encontraban; el doctor Wardell Pomeroy, colega de Kinsey, la doctora Mary Calderone, directora del Consejo de de Información y Educación Sexual de los Estados Unidos, y muchos otros pioneros en el campo de la sexualidad humana.

“El músculo del amor es un importante músculo de apoyo de tus órganos internos. Sostiene todos los órganos del abdomen y de la pelvis. Es el músculo que se te enseñó a controlar cuando se la adiestró a hacer tus necesidades en el retrete ¡Y en otro tiempo controlaba los movimientos de la cola! Puesto que hoy caminamos en posición erecta, padece de exceso de tensión y puede aflojarse. Para una mujer, su control lleva al orgasmo y a la buena salud. Si un varón adiestra y ejercita este músculo, logrará un control de la eyaculación e incluso experimentará múltiples orgasmos”8.

La Investigación Sexual en América Latina

Lo que se ha encontrado en las investigaciones de América Latina, indica que hay ciertos elementos más o menos comunes y al mismo tiempo hay una gran diversidad, por eso se suelen hablar de sexualidades. Los países que lo conforman  social y culturalmente son complejos, heterogéneos, que se han formado a través de diferentes matrices culturales y sociales; la mayoría son multiculturales y plurilingües, con altos niveles de superstición y religiosidad, la misma que ha condicionado a la sociedad una fuerte represión sexual.

Asimismo nuestras sociedades y pueblos están en proceso de acelerados cambios, no sólo debido al vertiginoso avance de la ciencia y tecnología, sino fundamentalmente en el marco de las implicancias del imperialismo o globalización, nos dan un panorama muy complejo de la realidad actual. “Los países de habla hispana suelen ser territorios de hondas y arraigadas tradiciones, y una de las más profundas entre éstas, sobre la que sustenta prácticamente, toda la estructura social y política, es la familia nuclear, en la cual la mujer es el sustento de la estructura” 9.

Hasta hace unos pocos años en América Latina, la sexualidad humana era un tema casi completamente ausente en las ciencias sociales. Recién en los últimos 20-25 años surge su tratamiento, inicialmente, emerge desde las inquietudes demográficas en la década de los 60, por su rápido crecimiento poblacional, por el creciente comportamiento reproductivo y la promoción de políticas anticonceptivas. Varios países  de América Latina, entre ellos México, modificaban su comportamiento reproductivo de manera muy rápida y muy drástica, a partir de cambios en la posibilidad de acceso a los servicios públicos de anticoncepción, promovidos por los Estados Unidos.

Lo que no cambia en muchos países, cómo se  inicia la procreación, a qué edad establecen las mujeres su unión marital. A pesar de los enormes cambios en escolaridad y urbanización. La idea occidental de la revolución que significa la anticoncepción por la mayor posibilidad de desfrute de la sexualidad y estabilidad económica social en América Latina adquiere otra particularidad. Otro gran problema, preocupación y sufrimiento poblacional es la aparición de la epidemia del SIDA, lo que hace que surja la inquietud por estudiarlo y comprenderlo

.

Hay algunos elementos, ciertos conceptos que aparecen diferenciados en América Latina respecto a otras culturas. Cuando se lee sobre estudios del Perú, Chile, Ecuador, Colombia, Bolivia, etc., de distintos grupos sociales, hay ciertas cuestiones constantes que sí parecen atravesar muy fuertemente, tal vez, porque compartimos un mismo lenguaje, porque compartimos pedazos de historia común y por cuestiones culturales similares. También han impactado los movimientos relacionados con la Conferencia Internacional sobre Población y Desarrollo (El  Cairo, 1994); que creó el programa de acción de El Cairo y después: Reseña de los cinco años del programa de Acción de la CIPED.

Asimismo la Cuarta Conferencia Mundial Sobre la Mujer, (Beijin, 1995), Creó la Plataforma de Acción de Beijin. Y el surgimiento de conceptos como Salud Reproductiva que en la mayoría de los casos irá de la mano del neoliberalismo. El movimiento tiene muchas vertientes, una de ellas es el movimiento de mujeres a nivel internacional.

Los primeros trabajos intentan preguntar en las encuestas sociodemográficas, con preguntas como: a qué edad tuvo su primera relación sexual, las respuestas fueron el más absoluto fracaso, porque hay una distancia muy fuerte entre los comportamientos y lo que la gente dice sobre los mismos, es decir, entre la teoría y la práctica. No importa tanto la virginidad real como la apariencia, casi todos los trabajos se han hecho en torno al culto de la virginidad, que es muy fuerte en algunos sectores sociales por lo que nos encontramos con la sorpresa de que las prácticas sexuales premaritales son totalmente difundidas, comunes y parte de la cultura. Hay una distancia entre los que se dice y lo que se hace. Esto genera una complejidad muy grande para los estudios de sexualidad.

Otra constante que aparece en las investigaciones es que los comportamientos sexuales suelen ser privados y fuertemente vinculados con dimensiones normativas y simbólicas y, por tanto, resulta difícil que se hable de ello. Finalmente la conclusión general es que la sexualidad abarca esferas subjetivas cargadas de significado, precisamente el erotismo, el deseo, el placer, la orientación sexual, la relación entre estas dimensiones y el comportamiento son aspectos que rebasan las posibilidades del estudio con métodos y enfoques tradicionales.

Un aspecto relevante que aparece sistemáticamente, es que estos estudios mediante encuestas no captan actividades como el autoerotismo; las actividades no heterosexuales son muy difíciles de captar. Otro aspecto que no se captan en estos estudios son las prácticas no voluntarias en torno a la sexualidad; así todo el tema de abuso y violencia sexual, queda completamente fuera de este tipo de cuestionarios y de forma de preguntar. Respecto a la sexualidad extramarital, las mujeres no pueden hablar de su sexualidad extraconyugal porque estarían implicadas la masculinidad del esposo y los hombres no pueden hablar, ni de sexualidad con la pareja porque estarían implicados su decencia. “Al considerar a la pareja y a la familia, la carencia de una adecuada educación acerca de la sexualidad tiene consecuencias importantes: los papeles sexuales rígidos y estereotipados conllevan a una desigualdad entre los sexos, la cual establece relaciones de poder, en el seno de las pareja y la familia, que por lo general van en detrimento de la mujer” 10.

Investigaciones en Bolivia

En estos últimos tiempos en el ámbito nacional existe una gama interesante de investigaciones sobre la sexualidad humana, principalmente, en el área rural, producidas por POPULATION CONCERN (ONG BRITÁNICA), que está dedicada a mejorar la calidad de vida en buena parte del mundo, promoviendo el derecho individual y toma de decisiones fundamentales, libre e informadas de salud sexual reproductiva, para tener acceso a los servicios confidenciales y de calidad, incluyendo la planificación familiar.

Entre sus trabajos más importantes tenemos: Vivir Nuestra sexualidad (Oruro, 2003); La Maternidad en Mujeres Indígenas Quechuas (Potosí, 2003);  PRO ADOLESCENTES BOLIVIA, Develando al ambiente de prostitución de los/as adolescentes en la ciudad de La Paz (La Paz, 2002); APROSAR; Salud Género e Interculturalidad y Adolescencia (Pazña, Oruro, 2004).

En La Paz, encontramos muchos trabajos realizados principalmente por el CIES y el CEMSE. Estas instituciones están dedicadas a promover la salud sexual y para ello cuentan con profesionales, organizan periódicamente capacitaciones, cuentan con bibliotecas especializadas en diferentes lugares de la ciudad de La Paz y el Alto respectivamente.

Investigaciones en la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA)

En la Universidad Mayor de San Andrés existen interesantes trabajos de investigación sobre sexualidad humana, principalmente en la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación. Debido a la importancia y características de nuestro estudio y por afinidad a nuestro tema, mencionamos dos trabajos relevantes de la Facultad de Ciencias Sociales:

“El Difícil camino de (Construir) una Sexualidad libre de la Reproducción”. UMSA, 2002.

Elaborada por los estudiantes del curso Taller “C” de la Carrera de Sociología, Facultad de Ciencias Sociales de la UMSA y con el apoyo de Population Concern, En una primera fase concreta estudiaron “La Polisexualidad Reprimida en Varones Universitarios 2000”, con Cuestionario Autoaplicado de 57 preguntas a 1112 estudiantes. Posteriormente se procedió a estudiar a mujeres universitarias, denominado “El difícil Camino de (Construir) una Sexualidad Libre de Reproducción 2002”, con otro Cuestionario Auto aplicado de 52 preguntas a 1246 universitarias.

Este trabajo de investigación constituye un reflejo exacto de la realidad  sexual en los universitarios y a través de ella es posible llegar a un conocimiento más profundo de la sociedad boliviana, para comprender sus valores, prejuicios, limitaciones, estereotipos y actitudes hacia su propia sexualidad y erotismo.

Los resultados de esta investigación generaron mucha polémica dentro y fuera de la Universidad, los datos mostraban altos niveles de desinformación en sexualidad, practica sexuales con riesgo, homofobia y otros indicadores que ponían en tela de juicio a la misma Universidad; en lo que hace a la formación científica en el plano de los saberes sobre sexualidad y sus implicancias. También constituye un punto de partida para futuras investigaciones dentro de esta temática controversial y polémica.

Sexualidad: Una “asignatura” pendiente en la Universidad, estudio a docentes de la UMSA.

Los estudiantes de la Maestría de Sociología, propiciados por el Instituto de Investigaciones Sociológicas (IDIS) de la UMSA, en la cátedra de Métodos cuantitativos de la Investigación Social y con la colaboración del Fondo de la Población de las Naciones Unidas (UNFPA) viabilizaron este otro importante estudio.

Los conocimientos sobre la sexualidad y especialmente sobre el momento del riesgo de embarazo de las mujeres son inadecuados, pero en general, están en un nivel que puede ser calificado de regular, situación que no es deseable tratándose de un estamento estratégico en la educación y capacitación de los futuros profesionales bolivianos.

El inicio sexual de las y los docentes es en promedio un poco más tardío que las y los universitarios en general; el de los varones es más temprano que las mujeres. El uso de los anticonceptivos en las relaciones sexuales con la pareja no es frecuente, argumentan que se reduce el placer sexual. La perspectiva sexual es predominantemente heterosexual y reproductiva. Se halla la presencia clásica de la dualidad del modelo que confiere el rol activo hacia los varones y el pasivo hacia las mujeres.

Se ha encontrado una visión muy naturalizada y biologizada de la sexualidad, casi despojada de las profundas raíces y connotaciones culturales que a ella se le asocian y las caracterizan. Finalmente el estudio recoge las necesidades que las y los docentes demandan en esta materia. De manera, muy general, se puede afirmar que esta dimensión de la sexualidad, prácticamente les es irrelevante en la agenda académica y por tanto, hay mucho camino que recorrer en esta trayectoria. La sexualidad todavía es un tabú. A ello se suman el reconocimiento de las y los docentes quienes no se hallan sensibilizados ni capacitados para un abordaje técnico dentro de las aulas universitarias. Por lo tanto la sexualidad es una “asignatura” pendiente dentro de esta Superior Casa de Estudios.

LA SEXUALIDAD HUMANA

Considerando la magnitud e importancia de la sexualidad humana presenta una gran complejidad para su enfoque y tratamiento, así su abordaje se dificulta, porque nos encontramos ante distintas interpretaciones o enfoques como: médico antropológico, psicológico, histórico, sociológico, pedagógico, biológico, etc., otra dificultad es cuando se estudia desde la visión de las ciencias sociales, específicamente desde la pedagogía, nos encontramos con unos enfoques teóricos y conceptuales construidos para países (anglosajones) con contextos culturales diferentes a los nuestros, lo que nos obliga a buscar información semejante sobre las diferentes culturas de nuestro país, eso implica que hay mucho trabajo para construir en nuestra realidad y contexto.

Es necesario comprender  y delimitar los significados  y sus  implicancias de los términos: sexo y sexualidad, porque su comprensión parcial o confusa puede generar caos en el tema, que en sí es controversial. Así precisamos : “Sexo es la condición orgánica que distingue al macho de la hembra, basado fundamentalmente en su capacidad de producción de óvulos o espermatozoides” 10. En consecuencia, cuando hablamos de sexo, estamos conceptualizando principalmente a la parte física, biológica de los aparatos genitales masculino y femenino, es decir la genitalización El término sexualidad humana, conlleva varias dimensiones, sin embargo para muchas personas estas palabras generan significados reducidos solamente a  relaciones sexuales coitales, la misma que es parte de la sexualidad humana, cuya dimensión implica una gama de contactos físicos que son considerados relaciones sexuales. “La sexualidad, como dijimos, es el sexo en cuanto asumido por una psiquis humana, en cuanto es contextualizada en un ethos cultural, en una familia, confrontada con valores y creencias. Por eso la sexualidad es mucho más que la genitalidad y que el sexo (en sus diferentes acepciones)” 11.

La sexualidad está regida por actitudes culturales y estos a su vez, por los respectivos esquemas de valores. No existe un sistema de valores sexuales que tenga validez universal; ningún código moral indiscutiblemente justo, puede aplicarse indistintamente a diferentes contextos socioculturales, más aún cuando las costumbres de prácticas sexuales cambian en el espacio y el tiempo. La conjugación de impulsos, sentimientos, pasiones, emociones, respuestas orgánicas, perspectivas mentales, ideales, formación de valores, interpretación de la sociedad y en general todos los elementos que operan en el micromundo subjetivo de los seres humanos y que su dimensión de sexualidad, está ligada inseparablemente del macromundo social, es decir que es el reflejo fiel y exacto del contexto social.

Funciones Vitales de la Sexualidad

La Reproducción.- Es una de las funciones vitales del ser humano, gracias a ello se perpetúa y garantiza la existencia humana, y se viene practicando en la historia de la humanidad desde su establecimiento . “Génesis de un organismo motivado por su o por sus progenitores” 12.

El Placer Erótico.- Hoy más nunca en la historia de la humanidad, el sexo se interpreta en su perspectiva erotizada, es decir, el placer sexual se ha prolongado en el espacio, en el tiempo y en el pensamiento; todo ello se manifiesta de múltiples formas en la cotidianidad.

Función Comunicativa.- Se caracteriza por ser íntima, personal y familiar, por medio del cual nuestras interrelaciones progresan gradualmente, hasta llegar a sitiales muy complejos. “Sexualidad es, también, comunicación y lenguaje; vínculo y relación. En el nivel corporal y genital; en la caricia, el juego y la ternura; en el área de la imaginación y la fantasía, en el mundo de la palabra, de la poesía, de los símbolos y ritos”13.

La Educación Sexual

Hasta mediados del siglo pasado, la actitud generalizada en pedagogía sexual fue la de prohibir todo aquello sobre el tema por considerarse como tabú. Las personas mayores tanto padres como educadores, adoptaron un encuadre educativo que se caracterizó por ser vertical, autoritario, puritano y represivo, denominándose a esta educación “La pedagogía del NO”, dicha pedagogía se expresa: No pienses, No leas, NO hagas y sobre todo, No sientas, porque el sentir significa en la óptica de la pedagogía tradicional, un peligro al que había que apartar los niños y jóvenes, mediante la desinformación, la ignorancia y el miedo; que aparecen como mejores custodios del orden moral; hasta el extremo de que toda natural curiosidad respecto a la sexualidad, era considerada como sospechosa, inmoral, enfermiza o depravada.

Para llevar a cabo una buena educación sexual, el siguiente ejemplo nos ilustra de manera clara: “El verdadero amor entre el padre y la madre, su respeto, ayuda y solicitud mutuos, caricias y ternuras razonables, cuando todo esto se hace a la vista de los hijos desde el primer año de su existencia, es el factor más poderoso que necesariamente despierta en ellos la atención por las relaciones tan serias y bellas entre la mujer y el hombre. La inculcación, en general, de sentimientos de afecto en el niño es el segundo factor importantísimo. Si criando al pequeño no se le enseña a querer a sus padres, hermanos y hermanas, a su escuela, a su patria, si en su carácter han arraigado principios de grosero egoísmo, será muy difícil pensar que pueda amar profundamente a la mujer por él elegida” 13.

El problema de la educación sexual se considera como uno de los problemas pedagógicos más difíciles y la realidad es que en ningún otro campo se han expresado tantas opiniones confusas y desacertadas, sin embargo, en la práctica éste problema no es arduo y en muchas familias se resuelve muy sencillamente y sin vacilaciones dolorosas; únicamente se hace difícil cuando lo tratan por separado de otras disciplinas y le dan exagerada importancia, destacándola del repertorio general de cuestiones pedagógicas.

El estereotipo sexual es muy marcado en la sociedad boliviana y es transmitido y reforzado a través de diferentes medios, entre las que también se encuentran los textos escolares que promueven la sobrevaloración del niño en desmedro de la niña, creando en ellas sentimiento de inferioridad que hará, tiempo después, que la mujer se considere inferior porque la opinión masculina la tienen por tal. La orientación sexual femenina está orientada con menor énfasis al clímax en relación al deseo masculino, esto se explica por la doble norma moral según el cual las mujeres son menos sexuadas que los hombres ya que las manifestaciones sexuales femeninas merecen desaprobación y represión.

El ¿por qué? de la Educación Sexual

En la actualidad muchas personas buscan con gran inquietud informaciones acerca de cuestiones sexuales, presentes en diferentes fuentes disponibles. Esto se da principalmente en los jóvenes; por otro lado nos encontramos ante la incompetencia de la mayor parte de adultos para discutir con sus hijos jóvenes temas de sexualidad, debido a los prejuicios y mitos sostenidos por mucho tiempo y aceptadas con ligereza como verdades universales.

Por otro lado la religión presiona con su papel histórico de represor sexual; la sociedad repite el puritanismo social y también las amenazas informativas que proliferan imparablemente, como libros, periódicos y revistas pornográficas, así como la venta de artículos sexuales (en los sex-shop). Asimismo el aumento indiscriminado de la prostitución genera consecuencias calamitosas y muchas veces irreversibles para nuestra población, principalmente joven. “Cuando se reflexiona sobre la carencia sobre una educación de la sexualidad adecuada, en primer lugar se tiende a responsabilizar de ello a la ausencia de una política educativa y en orden práctico a los padres o a la escuela” 14.

Paralelamente se encuentran los libros de venta masiva y en el internet trabajos serios en el campo de la sexualidad humana, con un avance científico y una aproximación al oriente asiático. Hoy es fácil conseguir: El Informe Kinsey de Alfred Kinsey; El Informe Hite de Shere Hite; la Respuesta Sexual Humana de Master y Johnson; el músculo del amor de Bryce Britton; el  Erotikón de León Ignacio, El Kamasutra de Vasyayana; La reflexología Sexual de Chia y Wei; la Pareja Multiorgásmica, de Chia y Abrams, etc., sin embargo la mayoría de estos materiales son apreciados sólo por un grupo pequeño de personas, por entendidos y especialistas en la materia y es desconocido por la mayoría de la población.

La ignorancia en materia de sexualidad genera ansiedad sexual, y en muchos casos los adultos en situaciones de instruir a los jóvenes, se encuentran a menudo llenos de sentimientos de culpa sexual, tienen incertidumbre acerca de una conducta sexual aceptable y se encuentran con un gran número de mitos y prejuicios acerca de la sexualidad humana. Algunos aspectos cruciales de la educación sexual se enseñan, por tanto, de manera inconsciente.” Lo más importante es una educación sexual adecuada y oportuna para jóvenes y niños. Si reconocemos que los adolescentes mantienen relaciones sexuales, se debe fomentar una mejor educación y permitirles el acceso a diversas metodologías”15

La mayor amenaza de la salud psicosexual se encuentra en ciertas religiones rígidas, instigadoras de mea culpa, en las cuales la sexualidad humana es elevada a la categoría de pecado y con la creencia de que el sexo es sucio y atroz. Manuel Kant dijo en una oportunidad, que el destino trágico de la humanidad es y será haber renegado de la naturaleza, haber desconocido sus leyes, fundamentalmente haber querido falsificarlos. En una palabra, haber luchado para obtener el triunfo de la civilización sobre la naturaleza y rebajar las pulsiones sexuales (que son en el fondo pulsiones perfectamente naturales) a la categoría de pecado.

Los Mejores Educadores de la Sexualidad

Es necesario realizar una serie de reflexiones acerca de la figura de los padres y maestros como educadores sexuales, desde sus experiencias acumulados a lo largo de sus vidas, hasta las percepciones y concepciones que tienen acerca de la sexualidad, puesto que el hogar y el aula, son los mejores espacios de influencia adecuados para educar a los jóvenes en cuestiones de sexualidad. A través de la observación atenta de los padres y maestros, todos los temas deben ser tratados con naturalidad y rigor científico, es decir libre de especulación y mitología, ya que así los niños y niñas irán descubriendo y analizando los conocimientos de su sexualidad, más tarde cuando son adolescentes, se profundizarán los temas y al ser jóvenes el tema debe ser tratado en su real dimensión.

Los padres deben entender que es infinitamente más fácil educar correctamente a un niño, que reeducarlo; que ellos son los mejores referentes de modelo de vida sexual, deben tener una representación exacta de qué quieren lograr con la educación de sus hijos. La sociedad reconoce como justificado la vida sexual que se basa en el cariño mutuo y que se manifiesta en la familia, es decir en unión ciudadana abierta del hombre y de la mujer, unión que persigue dos fines: la felicidad y procreación de los hijos.

Los temas de la educación sexual deben abordarse con tranquilidad, sin vergüenzas, misterios ni estigmas, sin hacer de ellos especulaciones con trucos irreparables. Así las conversaciones deben abarcar la higiene sexual y sobre todo la moralidad sexual, Las informaciones claras y oportunas pueden evitar embarazos indeseados, abortos, enfermedades venéreas, relaciones sexuales insatisfechas, etc., muchos profesores y catedráticos se han preguntado: ¿Qué atributos debe tener el educador sexual? Y las respuestas sugerentes son: Deben reflejar empatía, inspirar confianza, genuino interés por los jóvenes, profundos conocimientos y amplia cultura general, y todos los que se atreven enfocarlo en sus clases pueden cumplir con este papel.

BIBLIOGRAFÍA

ÁLVAREZ DE ZAYAS, Carlos M. y FUENTES GONZALES, Homero C. Epistemología del Caos. Primara Edición, Grupo Editorial “KIPUS”. Cochabamba, Bolivia, 2001. Pág. 7.

ÁLVARES DE ZAYAS Y SIERRA LOMBARDIA, Virginia M. Solución de Problemas Profesionales. Cuarta Edición. G. Cochabamba – Bolivia, 2004. Pág. 23.

BRITTON, Bryce y DUMONT, Belinda. El músculo del amor. Editorial Monterrico. S.A. Lima, Perú, 1987. Págs. 19-20.

CHALMERS; Alan. ¿Qué cosa es esa llamada ciencia? Siglo XXI de Argentina Editores: Tercera  edición. Buenos Aires-Argentina, 2004. Pág. 1.

HITE, Shere. Sinceridad Sexual. Segunda  Edición. Ediciones Martínez Roca, S. A.  Barcelona, España, 1977. Pág. 5.

LADAS, A.K.; WIPLE, B. y PERRY, J.D. El Punto “G”. Editorial Grijalbo S.A. Buenos Aires – Argentina, 1983.

MAKARENKO, Antón. La Educación Familiar. Conferencias Extractadas. Editorial Nueva Era. Lima – Perú, 2000. Pág. 29.

MARTÍN, Orlando y ENCARNACIÓN, Madrid. Didáctica de la Educación Sexual. Primera Edición. Grupo Editorial Kipus. Cochabamba – Bolivia, 2006. Pág. 44.

MORIN, Yves. Enciclopedia Médica Familiar. Sociedad Comercial y Editorial Santiago Ltda. Tomo N° 8. Santiago – Chile, 2001. Pág. 27.

NOGUER, Jesús. Diccionario Enciclopédico de Sexología. Editorial Jano S. A. Barcelona – España, 1966. Págs. 502-753-785.

QUEVEDO, Belizario. Sociología Política y Moral, Escuela Normal, Cotopaxi, Latacunga, Ecuador.

UNIVERSIDAD MAYOR DE SAN ANDRÉS. El Difícil Camino de (construir) una Sexualidad Libre de la Reproducción. Sexualidad en mujeres y varones Universitarios. SUMARIO EJECUTIVO.Carrera de Sociología, Facultad Ciencias Sociales. Population Concern. La Paz, 2003.

UNIVERSIDAD MAYOR DE SAN ANDRÉS. SEXUALIDAD: Una “Asignatura” Pendiente en la Universidad. Estudio a Docentes de la Universidad Mayor de San Andrés. Instituto deInvestigaciones Sociológicas. Maestría en Sociología. Fondo Para las Naciones Unidas(UNFPA). La Paz – Bolivia, 2004.

comments