Dom 14 Dic 2014 21:41

MARXISMO Y COMUNICACIÓN SOCIAL EN EL CONTEXTO NEOLIBERAL

- 2080 hits - 5/5 de 1 usuario(s) - - - 21:41 -

Ratio: 5 / 5

Inicio activado Inicio activado Inicio activado Inicio activado Inicio activado
 

esxposicion marx y engels

-Contribución crítica al conocimiento científico en el silgo XXI-

Dr. Alex  A. Chamán Portugal

Bolivia, mayo 06 de 2013

A MODO DE INTRODUCCIÓN

El capitalismo burocrático (1) en Bolivia también ha determinado su consecuencia lógica en la esfera  del conocimiento que se manifiesta en la tendencia de separar la teoría de la práctica o viceversa. Ni que hablar de la separación de la investigación científica con la actividad productiva. Pero esto no sólo se expresa en la ciencia sino fundamentalmente en los diversos espacios de la actividad humana, sea lo económico, lo social, lo ideológico-político. Así, en el plano económico destacamos la escisión entre lo que es el trabajo manual del intelectual en lo que hace al proceso de producción social que procura la producción de bienes y servicios; en lo social no solo experimentamos, en pleno tercer milenio, la escisión de la sociedad en clases sociales antagónicas sino que además apreciamos  la voraz y creciente explotación y opresión de las clases sociales dominantes sobre las clases dominadas; en lo ideológico – político no sólo la separación de las premisas ideológicas con la acción práctica sino lo que es peor la negación en la práctica política de los postulados ideológicos. Existe una degradación de la política e ideología burguesa como viva expresión de su bancarrota económica, social y política que además frena el pleno desarrollo de las fuerzas productivas produciendo condiciones, principalmente objetivas, para su propio hundimiento.

¿Y qué en la esfera de la ciencia?

En el quehacer del conocimiento científico destacamos la separación de la teoría científica y la práctica social (Lucha por la revolución, lucha por la experimentación científica y lucha de  clases). En el caso concreto del escenario de la educación superior, en todos sus niveles, percibimos cotidianamente el divorcio de la práctica respecto a la teoría y método de formación académico e investigativo. Lejos de viabilizar una adecuada e integral formación científica se aleja de la misma porque resulta “peligroso” formar científicamente con herramientas cognoscitivas que no sólo permitan comprender cabalmente una adversa y compleja realidad sino que se pueden comprometer consecuentemente a su transformación en aras de solucionar problemas y satisfacer necesidades, no asi “entenderlas” y “aplacarlas”. La ciencia, parafraseando a Lenin, jefatura de la revolución bolchevique, es parte activa del problema en su solución y no asi en su metafísica de reproducción. La ciencia es dialéctica, por tanto preponderantemente transformadora.

Si se trata de formación integral de la personalidad humana, postulado fundamental de la educación científica, se tendría que formar cualitativamente a los sujetos del quehacer científico. Esto implica academia, investigación, valores, habilidades psicomotoras, pero esencialmente su guía directriz: ideología y política revolucionaria y transformadora, consecuentemente compromiso social.

Los críticos tiempos actuales marcados por la debacle del capitalismo e imperialismo y sus crecientes necesidades demandan transitar de lo disciplinario a lo científico, es decir pasar a cualificar el conocimiento científico superando la mera contemplación e interpretación de lo que se investiga mediante la activa transformación del objeto de estudio, en suma de la realidad que puede ser expresada en hechos, acontecimientos, fenómenos, etc.

El sujeto cognoscente debe cumplir su papel gravitante al momento de escudriñar al objeto cognoscible, es decir debe ser gestor de transformar su objeto de estudio para producir conocimiento, para resolver problemas, para satisfacer necesidades, en suma para el progreso científico y con aquello social. La ciencia es por esencia rigurosa y transformadora y como tal no admite cobardías intelectuales, menos prácticas contemplativas y retrógradas. Su misión esencial sigue siendo contribuir al progreso y bienestar de la humanidad, lástima que hoy el modo de producción capitalista la haya secuestrado y reducido a una mera mercancía en función de sus mezquinos intereses. Lo propio sucede con la tecnología. La mercantilización de la ciencia y la tecnología junto a la destrucción de la fuerza productiva humana frenan circunstancialmente la marcha progresiva de la sociedad humana, pero una vez que se liberan serán fuerzas demoledoras de lo viejo y edificadoras de lo nuevo.

¿Cuál es la causa del quebrantamiento de la construcción científica?

La realidad objetiva dejo de constituirse en fuente de generación de saberes o conocimientos. Esto se debe a que la burguesía -clase explotadora y opresora- prosigue viabilizando diferentes corrientes filosóficas, cognoscitivas y metodológicas para someter al quehacer científico a sus objetivos económicos, políticos e ideológicos, por ende a sus utopías. Así, el quehacer llamado científico, en general, no es tal en tanto toma como punto de partida irrealidades o realidades subjetivas. Así, la mayor parte del arsenal de conocimientos a nivel global responde a la lógica de subordinarlos a los intereses y aspiraciones de los grupos de dominación mundial en aras de reproducir el statu quo  o el sistema de relaciones sociales mundial que generan mayores injusticias y desigualdades. En consecuencia, resulta una necesidad insoslayable para los grupos de poder económico y político y sus  lacayos de turno, subordinar el conocimiento científico a sus intereses  y fantasías de perpetuidad del sistema.

Asimismo, en el capitalismo burocrático la escisión entre la teoría y la práctica se acentúa al no existir las condiciones materiales que permitan que la práctica científica se constituya en una fuente cognoscitiva de teoría científica. Con mayor razón se aleja la posibilidad de la transformación cognoscitiva del objeto a estudiarse y transformarse.

En esa dirección, la investigación inherente al proceso integral de la educación estará condenada sino a un fracaso completo a un éxito sumamente escuálido Esto explica porque también en el sistema universitario nacional boliviano la investigación es raquítica y de ahí la cuestionante de por qué la educación superior, particularmente la universidad, no contribuye al progreso y desarrollo de un país. Por supuesto que este no es un problema estrictamente nacional, pues yendo más allá las acusas estriban en la determinación imperialista de no permitir que en nuestras naciones oprimidas –mal llamadas en vías de desarrollo- se haga investigación científica, puesto que en perspectiva podría implicar desarrollo de las fuerzas productivas y con ello desarrollo científico-técnico que sería en desmedro de los afanes de dominación imperialista. En suma se da una muy insuficiente investigación científica lo que no sólo incide negativamente en el tipo de formación profesional sino también en el papel de la universidad respecto a la generación de conocimientos y su contribución al progreso científico–técnico.

El conocimiento científico en el sistema capitalista-imperialista .

El sistema capitalista actual con su fase superior y última: el imperialismo intensifica el desenvolvimiento de su ofensiva económica, social, jurídica, ideológica y política. Esto se expresa en sus diversas acciones prácticas y en el uso de la ciencia y la tecnología, así como de su educación burguesa en tanto poderoso instrumento ideológico y político de manipulación.

Neologismos impuestos socialmente como “post modernidad”, ”modernidad”, ”transculturación”, ”interculturalidad”, etc., sólo pretenden ocultar el carácter imperialista de este sistema en decadencia. Además a estas alturas, segunda década del tercer milenio, debe quedar absolutamente clara la idea de que  hoy más que ayer tiene vigencia que vivimos en un sistema económico, social, jurídico y político que incrementa la mundialización del capital y sus relaciones de explotación y opresión. Y la ciencia y tecnología, tal como están direccionadas, junto a la manipulación de la educación burguesa sirven a sus objetivos que son muy ajenos al genuino progreso y desarrollo del conocimiento científico transformador. ¡Hay que liberar a la ciencia y a la técnica del yugo capitalista-imperialista!

¿Por qué planteamos lo anterior?

Porque los capitalistas, en tanto clase propietaria de los medios de producción y por ende ser clase explotadora, ha logrado viabilizar su ideología liberal expresada en el individualismo, egoísmo, conformismo, miedo, insensibilidad e indiferencia social, etc., con lo que ha extendido la politización burguesa también al sector universitario quienes mayoritariamente tienen como horizonte medular sus preocupaciones y aspiraciones esencialmente personalistas. Consecuentemente suele asumirse que la resolución de los problemas de su medio social será consecuencia previa de la solución de los problemas individuales y no asi sociales, que es lo que correspondería realmente.

Esta ingenuidad perceptiva sumada al constante bombardeo ideológico burgués y los “anti valores” prevalecientes en la esta vieja sociedad definen el comportamiento de sus miembros, de ahí que ahora más que ayer el hombre es mas lobo que  el hombre mismo.

¿Qué implica la formación integral del futuro profesional en las ciencias sociales y más concretamente en la comunicación social?

El incesante desarrollo de las fuerzas productivas de la sociedad capitalista-imperialista (Ciencia, tecnología y su protagonista principal el hombre pensante y transformador) nos lleva a sostener la necesidad de conjuncionar dialécticamente el trabajo manual e intelectual en el marco de la producción social. Esto es lo que corresponde social y cognoscitivamente, pero no bajo la directriz burguesa en el entendido de aherrojarnos a su lógica sino más bien en otra entendimiento progresista, avanzada y colectivista. Debe comprenderse que la unidad entre el trabajo manual e intelectual en el proceso productivo deviene en el aspecto central para alcanzar una fidedigna relación dialéctica entre la teoría científica y la práctica social en aras de hacerlo extensivo a otros aspectos social humanos. En suma, la formación integral del futuro profesional en las ciencias sociales y particularmente en la comunicación social no debe reducirse estrictamente a lo académico sino también a ideológico y político.

Implicancias en la formación integral del comunicador social.

Concretamente puntualizamos algunas necesarias implicancias:

  • La formación integral del comunicador social exige, entre otras cuestiones, ubicarse reflexivamente en el momento político actual y orientarse a una posición progresista propugnando por generar condiciones básicas conducentes a la formación teórica y práctica.
  • Desencadenar un conjunto de acciones orientadas a que el proceso de enseñanza – aprendizaje fructifique un sólida formación teórica y práctica profesional. ¿que implica esto? Que se debe trabajar arduamente para que las carreras profesionales puedan garantizar las condiciones mínimas para desenvolver la investigación científica (contenidos curriculares acordes a las necesidades y expectativas de los futuros profesionales, infraestructura adecuada, habilitación de talleres óptimamente implementados, bibliotecas actualizadas y virtuales, etc.). Todo lo anterior debe llevar a la praxis comunicacional.
  • Establecer y precisar las bases teóricas, metodológicas y prácticas que conlleva su formación holística ¿para qué fin? El comunicador social como consecuencia de su sólida formación cognoscitiva debe estar en la capacidad de detectar la esencia tras la apariencia, es decir partir del conocimiento sensorial (la abstracción, generalidad, apariencia, superficialidad, unilateralidad) para luego transitar al conocimiento racional o lógico (lo concreto, la especificidad, lo real, la esencial lo multilateral) y arribar finalmente a la práctica social, escenario en donde se procede a comprobar, validar, verificar o demostrar todo el riguroso proceso cognoscitivo. Se trata de que el comunicador, en tanto cientista social, pueda disponer de herramientas teórico-prácticas y metodológicas para revelar los contenidos ideológicos y políticos que propalan abierta o sutilmente de las clases explotadoras, las mismas que en general monopolizan los denominados medios de comunicación no sólo a nivel local y nacional sino también a  nivel regional e internacional. Los medios de comunicación social e información también responden a determinados intereses de clase en una sociedad escindida en clases sociales antagónicas. Precisamente esos mass media hoy por hoy se convierten en poderosos medios de producción al servicio de las clases sociales dominantes, por tanto supeditado a los intereses de las potencias imperialistas y capitalistas que las utilizan eficazmente para reproducir su ideológica e inocularla eficazmente en las masas populares.

La comunicación social y la lucha de clases

La comunicación es un acto eminentemente social, de ahí que lo correcto es incidir en nominarla como comunicación social. Esto quiere decir que se encuentra estrechamente ligada al accionar social del hombre, sin embargo al no concretarse dialécticamente el proceso comunicacional esta deviene simplemente en información, puesto que se desenvuelve unilateralmente.

Considerando que la base de la sociedad lo constituye el proceso de producción que gesta como nacimiento determinadas relaciones sociales, podemos sostener que los medios comunicacionales se relacionan con la producción, ahí devienen en instrumentos que en la medida que responden a determinados intereses de la sociedad escindida en clases sociales puede modificar sustancialmente la conducta humana ¿como? Estimulando, organizando o desorganizando, activando o desactivando a  los sujetos sociales. En suma se aliena, adormece y manipula.

Históricamente  los instrumentos, incluyendo los comunicacionales, fueron creados  en concordancia a las condiciones y necesidades históricas, productivas y sociales. Esto deja claro que el proceso  comunicacional ha estado involucrado con las clases sociales y la lucha de clase, por consiguiente responde a  los intereses de aquella que somete, domina a las otras.

Así, la comunicación social en lo que hace a  los instrumentos  o  aparataos ideológicos, históricamente han sido y sigue siendo utilizados para consolidar las relaciones sociales de dominación o para desencadenar procesos orientados a la emancipación revolucionaria de la sociedad y de sus clases sociales explotadas y oprimidas. En una sociedad dividida en clases sociales necesariamente asumen una u otra dirección, la primera conservadora y reaccionaria en tanto la segunda progresista y revolucionaria.

Papel de los  medios e instrumentos comunicacionales en la sociedad capitalista-imperialista

Es en esta sociedad donde los “mecanismos ideológicos se optimiza con el uso de los instrumentos: los medios (2)”. Por supuesto que lo planteado fue consecuencia del desarrollo de las fuerzas a productivas a partir de la revolución industrial que produjo el invento de la máquina y con ella la producción mecanizada, así como el vertiginoso progreso científico y tecnológico.

En la sociedad consumista actual los llamados medios de comunicación social presentan similares funciones que los otros instrumentos de producción que también coadyuvan a la dominación. Concretamente son altamente utilizados como eficaces correas de transmisión de la ideología burguesa en función de la domesticación, alienación y politización neoliberal de quienes forman parte de la sociedad. Entonces, es importantísimo ubicar lo que subyace en todo aquello que hacen extensivos los medios “comunicacionales” e “informativos” para determinar su manipulador uso social, ideológico y político. Asimismo, puede aseverarse que si bien la lógica actual es que referidos medios mayoritariamente responden a intereses de las clases explotadoras contrariamente ciertos medios, aunque minoritariamente, también le dan usos alternativos.

El siglo XX y XXI caracteriza no solo una impresionante industrialización de la producción social en general sino que además ha hecho lo propio con las telecomunicaciones en general y la comunicación social en particular al convertirla a esta última en una rama destacable del quehacer científico tecnológico. Así, la comunicación se  constituye en otra mercancía más pero bastante apetecible por sus “bondades”, ya que en los hechos sirve como decisivo instrumento para sostener y reproducir  la orden capitalista - imperialista. ¿Como? En lo económico sirviendo a la ferocidad de la sociedad consumista sustentada en el mercado y en lo ideológico y político justificando la explotación, la opresión y dominación como expresiones del “sistema democrático mundial” capitalista. La expresión de lo que estamos señalando se da a través de cómo están organizado los medios de comunicación y las funciones que desempeñan (las más grandes cadenas informativas representan a las transnacionales en este rubro) y qué intereses representan y a cuáles responden (buena parte de sus contenidos además de ser altamente alienantes propugna por inducir a sus usuarios a la lógica de la sociedad de consumo, saqueo y expoliación desmesuradas).

¿Por qué en la sociedad capitalista - imperialista los medios de comunicación social son medios de producción?

Porque forman pate dela relación: producción-consumo-producción. Además porque los mismos responden a la lógica de que los medios de producción son de propiedad privada y en su dinámica económica también presentan relaciones sociales de explotación y opresión.

Si bien Carlos Marx y Federico Engels partieron de la producción de lo bienes materiales por pare de los hombres para su sobrevivencia y reproducción, también establecieron magistralmente que la existencia y desarrollo de la sociedad se da en  base a lo anterior, vale decir a partir de la estructura económicamente imperante, la que determina en última instancia a la superestructura manifestada en concepciones jurídicas y políticas, así como ideológicas con sus correspondientes formas de conciencia social (filosofía, educación, cultura, religión, moral, arte, estética, etc.).

En consecuencia, en un mundo de producción capitalista la clase explotadora y opresora perfila el modo de comunicación dominante acorde a sus objetivos históricos e intereses económicos, sociales, políticos e ideológicos.

Caracterización de la comunicación social

En tanto, como ya antes se preciso, la comunicación forma parte de la vida económica, social ideológica y política de la sociedad y se va a caracterizar por ser un problema que, al mismo tiempo, va estar impregnado por estos aspectos. ¿Qué implica esto? Que la transformación de la comunicación social necesariamente pasa previamente por la transformación revolucionaria de la sociedad, tanto en lo económico, político y fundamentalmente en lo ideológico y político.

¿Cuál la situación del comunicador Social?

El comunicador social inevitablemente forma parte de referido contexto y en la práctica admítalos o no, asume una función política en el marco y medio económico-social dominante en el que se desenvuelve. La comunicación social como mecanismo e instrumento ideológico está subordinada a lo económico y político, por tanto responde a sus objetivos directrices. En tanto proceso implica una práctica dialéctica cuyo horizonte pasa por relacionar a los hombres, grupos o clases sociales mediante determinados contenidos que respondan a las normas de funcionamiento que hace al sistema en que se efectúan. También desempeña una función productiva e ideológica con el fin de “dotar de sentido, coherencia, identidad a la vida del hombre y sus acciones, proveyéndole de una guía en u práctica social”(3)

La comunicación social como transmisión ideológica.

Los medios de comunicación social se constituyen en los dispositivos de transmisión ideológica y cultural en el escenario de relaciones sociales de explotación y opresión. Esto explica por qué la burguesía mayoritariamente es propietaria de los medios de comunicación y cómo trabaja en los tres niveles que condensa la lucha de clases:

a.- Lucha económica.- Partiendo de la estructura económica salvaguarda las leyes y normas que garantizan la explotación y opresión.

b.- Lucha Ideológica.- Induce al comportamiento ideológico político de las masas populares en función de la lógica y existencia que desea el capitalista. La burguesía procura inculcar e imponer su marchitada concepción del mundo, patrones de comportamiento, cultura, hábitos, costumbres, etc., contrarias a la línea ideológica-política y la misión histórica del proletariado.

c.- Lucha Política.- Emerge de la estructura política establecida y la necesidad de mantenerla a través del poder del Estado(4).

En consecuencia, la comunicación social es una corriente de transmisión ideológica y se encuentra presente en lo económico, político e ideológico. Siendo asi inevitablemente el comunicador social estará ligado a la problemática económica, social y política por lo que su comportamiento se sentara insoslayablemente en una clara posición revolucionaria o reaccionaria.

La manipulación de los medios de comunicación e información

La manipulación ejercida por los medios de comunicación e información resultan sumamente efectivas por cuanto se orientan a conformar y conservar públicos cautivos, edificar horizontes comunes de ideas y acciones, constituir situaciones para la interacción entre individuos, sectores y clases sociales funcionales a los propósitos de los medios.

Tanto la radio, la prensa escrita y digital y principalmente la televisión se constituyen en monumentales instrumentos de control social, por tanto de manipulación. Estos medios suelen ser enmarcados en la denominada “cultura de masas” que una sociedad senil como el capitalismo se convierte en incultura por cuanto aprisiona al público, especialmente a los sectores populares. La televisión es el medio más efectivo en relación a los otros por cuanto logra hacer creer que fabrica una realidad neutra y que la misma refleja la realidad objetiva. Por supuesto que todo esto es una quimera, puesto que la televisión capitalista hace todo lo contrario en tanto contribuye a que los televidentes conciban realidades distorsionadas y se orienten a la satisfacción de falsas necesidades. Asimismo, la televisión induce a actitudes pasivas en tanto el televidente suele asumir un rol receptivo, anulando con ello su iniciativa e interpelación reflexiva y crítica.

La televisión se distingue por falsear la realidad, ya que miente deliberadamente, manipula la información sesgando alevosamente la realidad. Eso no se hace gratuitamente sino con el claro propósito de confundir y manipular a la audiencia. Se trata de presentarle falas realidades para que las asimilan y se muestren conformistas y utilitarios a las mismas.

¿Qué otros aspectos podemos destacar de la manipulación?

La clases sociales explotadoras y opresoras suelen estar mejor representadas que las explotadas y oprimidas. Las primeras ocupan roles protagónicos con sendos personajes en tanto las segundas asumen cargos subalternos. Las primeros son las triunfadores y las segundas las derrotadas. Aquí la televisión burguesa hace gala del darwinismo social, es decir colocan a quienes explotan y oprimen en lo más representativo de la sociedad, puesto que serían seres superiores distinguidos por sus cualidades y virtudes mientras que las segundas serían seres inferiores que “viven mal” merced a sus taras. En suma, apelan a la naturaleza, a la ley de Dios, a las leyes sociales para justificar un sistema injusto que hace que una minoría viva en la abundancia gracias a la feroz explotación y opresión contra las masas trabajadoras. El problema es que un importante sector de la población logra ser manipulada sutilmente y termina creyendo las aberraciones divulgadas por los diseñadores y propietarios de los medios televisivos.

En lo concerniente al trato que se asigna al varón y la mujer también se manifiesta las enormes desigualdades económicas, sociales y políticas presentes en el capitalismo. ¿Cómo? La mujer del pueblo suele ser degradada, ya que se la caracteriza como un ser problemático, con frustraciones y sin horizontes, sin capacidades ni potencialidades para desarrollarse, “tierna y pasiva” incapaz de luchar por sus derechos, etc., en general suelen ser mostradas como amas de casa o trabajadoras conformistas con la explotación y opresión pero soñadoras de mejorar su condición a costa de actividades ilícitas o corrompidas. En tanto las mujeres burguesas son presentadas como exitosas y marcadamente superiores a las del pueblo. Ellas son las dueñas de casa, las altas ejecutivas, las derrochadoras de fineza y buenos modales y otras estolideces más. Empero los varones son presentados como seres talentosos, racionales, estables, emprendedores. Claro que los varones del pueblo también son degradados, ya que son exhibidos como personas miserables sin perspectivas y conformistas con sus adversas condiciones de vida. Se le asignan roles secundarios y subalternos.

La contrapublicidad entendida como la contraposición entre una y otra publicidad está a la orden del día. El bombardeo mediático contra la audiencia resulta espantosa por decir lo menos. En esa pugna entre los poderes económicos se atenta desmesuradamente contra el público. Se arremete contra los televidentes para que se sumerjan en el consumismo y diversifiquen su consumo orientado a productos cada vez más modernos y costosos pero menos duraderos.

Las famosas “telepromociones” bienes o servicios también arrecian con todo en la ofensiva de la publicidad. La manipulación de masas debe ser más perspicaz para alcanzar óptimos resultados. La maquinaria neuropsicológica capitalista se acciona y procura llegar a lo más recóndito del cerebro humano para ejercer influencia y aceptación. Así, condicionan a los televidentes a lo que deben pensar, decir, actuar, en suma inducen a lo que se tiene que consumir. La cuestión es obligar psicológica y socialmente a comprar o consumir determinados productos muy a pesar que muchos de ellos pueden resultar suntuarios o  lujosos.

La mayor parte de los medios de comunicación e información, en manos de las clases sociales explotadoras y opresoras, emiten infobasura o información basura. ¿En qué consiste aquello? En información irrelevante e intrascendente que procura reemplazar a la útil. Asimismo, comprende información falsa, sesgada, sensacionalista, etc. Se trata ante todo de manipular a la audiencia.

Parafraseando a Noam Chomsky podemos aseverar que a lo largo de la historia y con la agudización de la lucha de clases los medios masivos de comunicación e información han demostrado con creces ser altamente eficientes para moldear la opinión pública general. Merced a la “parafernalia mediática” y a la propaganda y publicidad han logrado arremeter contra gestas revolucionarias, contra luchas reivindicativas, justificar guerras injustas, legitimar agresiones a los pueblos del mundo, legalizar la criminalización de la protesta popular, matizar las crisis financieras que son descargadas en las masas trabajadoras, incentivar el reaccionario pensamiento único, presentar como digno el accionar de los medios como productores de realidad dentro de la psique colectiva. (Véase: Las 10 principales estrategias de manipulación mediática: 2011).

Sintetizando podemos precisar que la manipulación mediática implica el control de la mente humana para direccionarla a determinados objetivos funcionales al statu quo, a las relacionales sociales de explotación y opresión, a la pasividad humana y conformismo con las desigualdades e injusticias, a la indiferencia social e insensibilidad humana, al esoterismo, misticismo y oscurantismo religioso, a la proclividad para el consumo desmedido, a la alienación mental y enajenación material, etc. En suma convertirnos en individuos sumisos y serviles al sistema capitalista – imperialista y ajenos al progreso histórico, distantes a luchar por el bienestar de la humanidad. La deshumanización está en marcha y ante ello debemos tensar las fuerzas y luchar denodadamente contra todo aquello que atente a la verdad, a la realidad objetiva y la justicia verdadera.

 

Notas y Bibliografía:

1. Según el Dr. Abimael Guzmán Reynoso, Presidente del partido Comunista del Perú-PCP, en la entrevista del siglo, plantea: ”Es un sistema correspondiente a países atrasados y desintegrados económicamente, donde existe una peculiar dinámica del capital funcional  al capital transnacional, cuya presencia en estos países se hace palpable a través del fenómeno del imperialismo; pero a la vez la dinámica capitalista está muy ligada a formas de producción no capitalista, primordialmente la modo de producción feudal”. Podemos agregar que la trayectoria y dinámica del capital en lo que hace a países atrasados fue y es diferente, de ahí, que el desarrollo del capitalismo resulta desigual e nuestras naciones oprimidas. A este respecto el maoísmo, no sólo la tercera superior etapa del marxismo sino también del marxismo de la época del imperialismo y de la ofensiva general del proletariado y pueblos del mundo, sostiene que la regularidad del desenvolvimiento del capital es la presencia de la semicolonialidad y de la semifeudalidad.

2. NIEZEN MATOS, Gabriel. Bases para  una interpretación marxista de la comunicación. Centro de Investigación para la Comunicación, Lima, 1985. Página 14.

3. GUARINO-SHIAFROK. Comunicación Masiva, Ideológica y Trabajo So acial. Edit. Humanitas. Buenos aires, 1974. Pág. 14.

4. El estado entendido como instrumento o  aparato de dominación de  la clase explotadora y opresora. Su columna vertebral lo constituyen las fuerzas armadas y policiales, en tanto los otros llamados poderes son el ejecutivo, legislativo, judicial, electoral y sus aparatos ideológicos.

5. MAO Tse-tung. Cinco Tesis Filosóficas. Editora LIMA S.A. Lima, 1987.

 

comments