Vie 04 Nov 2011 20:22

“LA EDUCACIÓN EN CHINA” Resumen y comentario al texto

- 10379 hits - 5/5 de 2 usuario(s) - - - 20:22 -

Ratio: 5 / 5

Inicio activado Inicio activado Inicio activado Inicio activado Inicio activado
 

Educacion en China de Carlos Castillo Rios

Por:  Lic. Alex A. Chamán Portugal

DOCENTE UMSA - UPEA

TEXTO:   LA EDUCACIÓN EN CHINA

AUTOR:   Carlos Castillo Ríos

 

PRÓLOGO:

Las enormes realizaciones del pueblo chino y su revolución motivaron al autor, Castillo Ríos, visitar China. Un rasgo característico lo constituye su pedagogía revolucionaria sustentada en el amor de clase y el servicio a los intereses y aspiraciones de las mayorías populares.

La revolución China es parte de las grandes experiencias revolucionarias históricas que obviamente permiten extraer las mejores lecciones, sean estás positivas o negativas.

El autor se reafirmará en las aseveraciones contenidas en el libro, además continuaba pensando “que mientras el hombre siga siendo explotado por el hombre, mientras la mujer sea discriminada y considerada como artículo de consumo, mientras haya mortalidad infantil y frustración y miseria en las mayorías nacionales, mientras haya autoritarismo y corrupción en cualquier parte del mundo, el ejemplo chino será útil para alentar esperanzas de cambio y para reconciliar al hombre con el mundo” (p.17). Sin embargo, años después esa realidad fue trastocada violentamente por la dirección revisionista encabezada por Ten Siao Ping, de ahí que al salir una nueva edición del texto sostiene que “en China Popular ya no existe el sistema que describe”, por consiguiente el libro sobrevive a tal realidad; es decir “lo que ayer fuera crónica se constituye ahora en historia”.

 

Castillo Ríos destaca que nadie enseña a enseñar y que la verdadera justicia es aquella que no deviene en una mercancía, en un negocio.

 

Si bien el autor no conocía hondamente la doctrina marxista sí se afiliaba al socialismo científico encaminado a la construcción de la sociedad socialista. Esto lo motivo a investigar la Gran Revolución Cultural Proletaria de China (GRCPCH) liderizada por el Pdte. Mao Tse Tung. Para tal objetivo visitó escuelas diversas, fábricas, comunas populares, hospitales, universidades, centros de recreación, etc., que le permitieron recabar ideas, criterios, así como percibir actitudes y posiciones principalmente de los campesinos, soldados, obreros, maestros, políticos, médicos, etc.

El análisis de las relaciones sociales al interior de la sociedad, la comunidad y la familia constituían un tema central por ser parte vital en una nación que asumía al sistema socialista como sistema de vida.

 

Si la GRCPCH se distinguía  por priorizar la conciencia revolucionaria sobre el conocimiento y la destreza personal; el revisionismo revistió esa situación. Es así que los valores propios de la sociedad burguesa fueron paulatinamente ganando terreno en desmedro de los valores sustentados en los principios comunistas. El revisionismo, entendido como la infiltración de la burguesía en el seno del proletariado, intensifico su ofensiva de persecución y asesinato contra los verdaderos discípulos del Pdte. Mao, así como desplegó todas sus acciones encaminada a la destrucción de su obra principalmente en el terreno ideológico y político.

 

I. INTRODUCCIÓN

 

La educación es un instrumento que puede servir a determinados intereses de tal o cual sistema económico, político y social (capitalismo y socialismo centralmente), puesto que impone y propaga la ideología de la clase que detenta el poder.

 

Mientras que la educación del sistema capitalista forma a los empresarios, directivos, propagandistas, técnicos, empleados y obreros que la sociedad de consumo requiere, de igual forma la educación socialista forma los dirigentes, soldados, campesinos y obreros que su revolución social necesita. El primero otorga honores, grado y título a aquellos que se alinean en la dinámica del sistema capitalista y la otra forma a las masas trabajadoras que requiere para vencer el atraso, la miseria, las injusticias y sufrimientos que heredaron.

 

En el caso de la revolución china debemos destacar que “todo en el ambiente familiar, escolar, extra-escolar, recreativo y laboral” se encamina a su perfeccionamiento personal y grupal. Se quiere incentivar a que el individuo participe en el trabajo colectivo, aplaste el egoísmo y forje una firme conciencia socialista.

 

Se plantea que el hombre de nuevo tipo debe distinguirse por “ser valiente, trabajador, intrépido, económico, audaz, revolucionario y altruista” como expresión de su “caudal de energía moral, fuerza de voluntad y tenacidad sin límites” como manifestación de una elevada conciencia ideológica y convicción política en su causa. Además debe ser claro en la necesidad de odiar férreamente a sus enemigos de clase para combatir implacablemente sin benignidad de ningún tipo. Precisamente el hombre nuevo chino, de aquel entonces, practicaba una vida sana y sencilla, así como era vigilante para conjurar atisbos de arrogancia y soberbia. En suma, debía ser altamente humilde y amar al pueblo de todo corazón.

La elevada formación ideológica conlleva a que la política se constituya en un elemento fundamental por cuanto determinaba todas sus ideas, actitudes y posiciones. Así el poblador chino asumía los mayores sacrificios y responsabilidades orientadas a sus convicciones y objetivos revolucionarios.

 

 

II. HISTORIA DE LA EDUCACIÓN CHINA

 

La educación china está ligada a su compleja historia, corresponde a sus particularidades, circunstancias y etapas.

 

Puede destacarse el siguiente proceso evolutivo:

1. PERÍODO FEUDAL (… - 1919). China devino en una de las naciones oprimidas más atrasadas del planeta. Sus asuntos exteriores se caracterizaban por ser de completa dependencia a los mandatos imperialistas de Europa, Japón y Estados Unidos, mientras que internamente se sometían a los gobernantes proimperialistas, reaccionarios y antipopulares en el marco del predominante modo de producción feudal.

El 85 % de la población lo constituía el campesinado principalmente pobre. El 95 % era analfabeta (ni leía ni escribía). El nivel de miseria y pobreza era descomunal.

La educación destinada para la reproducción del injusto orden existente practicaba las características de la escuela tradicional: no consideraba la realidad objetiva de china, cultivaba el teoricismo-intelecto, partía de conceptos religiosos, centraba el autoritarismo vía una disciplina cerrada, se distanciaba de la unidad entre teoría y práctica, etc. En concreto pretendía moldear individuos para reproducir el orden existente siendo agentes de las clases explotadoras y opresoras, así como de las potencias imperialistas.

A partir de 1911, a través de la revolución democrático-burguesa, liderizada por el Dr. Sun Yat-sen, las masas empezaron a tomar conciencia de tan oprobiosa situación. Se constituyeron los primeros grupos nacionalistas y democráticos que origino a un creciente movimiento antiimperialista y antifeudal encaminado a la liberación nacional combatiendo a los agresores imperialistas.  Así, las expresiones culturales de este período fueron dadas por una conciencia que además combatía el retraso y el oscurantismo.

 

2. PERÍODO DE LIBERACIÓN (1919 –1945). Este período marca 30 años de lucha armada dirigido por el Partido Comunista de China (PCCH) a la cabeza de Mao Tse-Tung.  Esa epopeya revolucionaria se caracterizó por se altamente heroica, colosal que combatió y aplastó las “tres grandes montañas: el feudalismo, el imperialismo y el gobierno del Kuomintang”.  En este período la educación se alimentó  de la enseñanza y del ejemplo del Mao Tse-tung quien en 1929 difundió diez principios pedagógicos de los que destacamos: Avanzar de los próximo a lo lejano; de lo superficial a lo profundo, Despertar el interés del auditorio; hacer las clases interesantes, Repetir incansablemente lo fundamental de la clase, hasta llegar a la comprensión total, Resumir lo que se ha dicho, destacando lo más importante, Desarrollar la práctica de discusiones y debates, etc. Principios que posteriormente serán la base de la nueva educación revolucionaria china porque coadyuvará  a se herramienta indispensable para la transformación del pueblo.

 

3. PERÍODO DE INFLUENCIA SOVIÉTICA. Con el triunfo de la revolución China en 1949, con la dirección del PCCH y aplicando violencia revolucionaria, empezó la construcción del socialismo. En aquel entonces las realizaciones de la ex- URSS eran sujetas de admiración mundial. Se adoptó el modelo soviético contando con el valioso apoyo de José Stalin para la obra socialista. Así, la educación también se guió por el camino soviético. Se adoptó la lengua rusa como primera lengua extranjera. La pedagogía de Mao Tse-tung fue remplazada por la del pedagogo ruso Keirov. Durante la revolución cultural será combatida sosteniendo que “En la sociedad de clases, la educación es un fenómeno de la lucha de clases. Ella responde a la necesidad de una clase”. Además la educación siendo un instrumento de lucha, trasmite conocimientos impregnados de un hondo carácter de clase; todas las clases explotadoras monopolizaron el conocimiento en función de sus intereses, privando a las clases explotadas y oprimidas de su derecho a la educación; el sistema propuesto por Keirov impulsa a las grandes mayorías hacia la base;  la escuela sólo informa, instruye, pero no educa; mediante el dominio cultural y educativo se pretende restaurar el capitalismo; la educación burguesa desmiembra a la familia humilde, etc.

 

4. PERÍODO DE CRISIS Y PRE-REVOLUCIONARIO (1956 – 1966). Este período es abundante en s acontecimientos políticos trascendentes. N. Kroutchev condena a Stalin en el XX Congreso del Partido Comunista de la URSS. Ahí el revisionismo viabiliza la restauración del sistema capitalista, combatiendo implacablemente a las fuerzas seguidoras de Lenin y Stalin y ejecuta planes en función de estructurar el socialimperialismo ruso.

 

En 1958 se plantea la política del Gran Salto Adelante que consiste en la aceleración del proceso de industrialización y de las comunas populares a través de la socialización integral de la agricultura.

 

La ruptura China contra la ex-URSS genera conflictos ideológicos que afectan sensiblemente al país, ya que la línea ideológica y política principista dirigida por Mao Tse-tung entra en lucha contra la línea revisionista, encabezada por Liu Shao.chi, Presidente de la República. Como manifestación de la línea revisionista reingresa la “política de los 3 altos: alto salario, alta jerarquía y alto premio” elementos que potencian el individualismo y contribuyen al retorno de una emergente clase burguesa. A partir de estos y otras delicadas situaciones se plantea la necesidad indispensable de promover una revolución cultural a fondo con el objetivo de remover masivamente a toda la población para que participe activamente en la construcción de una genuina sociedad socialista a través de una inmensa campaña ideológica y política. Se destaca la toma de las universidades y escuelas para que sean gobernadas por los obreros, campesinos y soldados. Asimismo se intensifica la lucha contra el imperialismo Yanqui y el revisionismo soviético.

5. PERÍODO DE LA GRAN REVOLUCIÓN CULTURAL PROLETARIA CHINA
(GRCPCH: 1966–1976). Entendida como el movimiento de masas encaminado a prevenir la restauración del capitalismo, fortalecer la dictadura proletaria y construir la sociedad socialista. Este gigantesco movimiento significó el ascenso al poder del proletariado y su aliado principal el campesinado, el exterminio de los privilegios, la democratización de fábricas y comunas populares y la constitución de bases orientadas a la construcción del socialismo. Para tal fin la revolución cultural crítico severamente al sistema educativo guiándola a modificar el arte y la literatura burguesa y se enrumba a la toma del poder desde abajo, por parte de las masas.

 

III. SUS RASGOS PREDOMINANTES

 

La GRCPCH produjo el resquebrajamiento de lo viejo (revisionismo conducente a la restauración) y apertura lo nuevo (construcción del socialismo) con el valioso aporte de las masas.

 

1. EDUCACIÓN POLÍTICA: PRIMACÍA DE LA IDEOLOGÍA. Claridad en que la nueva educación debe contribuir a la formación ideológica, política, moral y física del hombre de nuevo tipo que la revolución socialista y el pueblo necesita. Ante todo la revolución debe darse esencialmente en la mente del hombre asumiendo una nueva concepción del mundo que le de una línea ideológica-política racional y científica.

 

Se trabaja para que el pueblo vía la educación, forje una nueva escala de valores basado en la justicia y expresado en un estilo de vida acorde a las nuevas relaciones sociales. La base ideológica del hombre chino se sustenta en el materialismo dialéctico o filosofía marxista y materialismo histórico o ciencia de la historia, o sea una concepción que integra dialécticamente el espíritu y la materia. Por consiguiente, la educación china debe ser necesariamente educación política y los medios de comunicación de masas deben reforzar la educación altamente política del pueblo valiéndose de: El pensamiento del Pdte. Mao, La aplicación de la línea de masas y la participación y El conocimiento de la realidad político-social china.

 

El pensamiento Mao Tse-tung es guía de acción y método de vida. Es síntesis de principios revolucionarios. Este pensamiento condujo a aplastar las tres montañas de opresión: el feudalismo, el colonialismo y el imperialismo.

La aplicación de la línea de masas y la participación se funda en “partir de las masa para volver a las masas”. Es la fuente de la verdad y sabiduría a la que se recurre cuando se necesita orientación y consejo.

El conocimiento de la realidad político-social china en el que la educación política tiene que relacionarse con el conocimiento de la realidad político-social china. La historia que asimilan es la historia de China con todas sus miserias y traiciones del pasado. El aprendizaje se basa en la práctica social que comprende: Su participación individual en la lucha por la producción (granjas, fábricas, etc.); en la lucha de clases (adhesión en la vida y acción de los obreros y campesinos); y en la experimentación científica (adhesión colectivo de mejorar la técnica, incentivan la invención creativa e impulsan el avance del pueblo chino). El educando debe compenetrarse completamente con la realidad física y social que lo rodea. La formación estrictamente ideológica y política se da a partir de 4 imperativos: El hombre debe primar sobre la materia; el trabajo político, sobre las otras tareas; el trabajo ideológico sobre los otros aspectos del trabajo político y las nociones concretas sobre las nociones librescas.

 

2. COMBINACIÓN DE LA ENSEÑANZA CON EL TRABAJO PRODUCTIVO. Resulta claro que la enseñanza no tiene valor si no se relaciona con el trabajo productivo. Los conocimientos adquiridos deben ser aplicados creadoramente en la vida y en la práctica social. Al asignarse los mismos papeles sociales las mujeres al igual que los varones trabajan desde niños, así como estudian y participan en política. Ambos tienen los mismos deberes y derechos. Todos participan en el trabajo productivo para fundirse con las masas.

3. UNIVERSALIZACIÓN DEL ESTUDIO: LA COMUNIDAD ENSEÑANTE.

En china el estudio se ha convertido en práctica universalizada efectuada en todas partes y en todo momento. El estudio es permanente en virtud a que las condiciones cambian constantemente. La educación al ser altamente política tiende a la transformación honda del ser humano y su consagración a los elevados intereses del proletariado internacional, pueblos del mundo y revolución socialista en marcha. Destacamos lo siguiente:

- La vulgarización de la filosofía. Buscar la verdad profunda -esencia- de las cosas.

- Las obras artísticas. Prevalecen las obras de arte que resaltan los valores que vivifican la revolución.

- Los medios de comunicación de masas. Refuerzan la conciencia ideológica sirviendo a la educación del pueblo.

- Nacimiento a un hombre de nuevo tipo con una nueva escala de valores destacando la sustitución del individualismo por el colectivismo. Se piensa y actúa participando en acciones de profunda trascendencia social, combatiendo los valores individualistas primando la cooperación y no así el espíritu competitivo. Así como se eliminó la explotación del hombre por el hombre, se pretende la eliminación de la ambición personal orientada hacia la propiedad privada y la acumulación de riqueza.

- Rechazo a los valores de la sociedad de consumo. Una persona no puede ser objeto de compra-venta (prostitución) ni debe considerar a las mercancías como causa vital de su existencia.

- Confianza en las propias fuerzas. Partir de las propias fuerzas y desarrollarse en base a propios esfuerzos. Se trata de ser superiores a los problemas y adversidades templando la fortaleza del alma. Ser perseverante, constante e infatigable, pues la norma se sintetiza en “Luchar, fracasar, volver a luchar, fracasar de nuevo, volver otra vez a luchar y así, hasta la victoria final”.

- Escuela Flexible: reducción de años de estudio y simplificación de cursos. La labor educativa se desenvuelve también de manera extra escolar tanto en el hogar como la organización de la calle, la comuna popular, la fábrica, el ejército y los medios de comunicación de masas.

- Eliminación de notas y exámenes. La nueva educación suprimió la existencia de notas y exámenes porque centralmente servían para posponer, comparar, frustrar y relegar a los alumnos. Con las notas se podrá evaluar la retención y asimilación de conocimientos más no cuantificar actitudes, comportamiento, voluntad de trabajo, sensibilidad humana, solidaridad social, espíritu de sacrificio, abnegación, etc. Finalmente las “buenas notas” y/o los grados académicos no son garantía de idoneidad ni eficiencia.

- Erradicación de todo sistema represivo. No existen castigos de ninguna naturaleza. Si una persona incurre en actos delictivos es reeducada en un proceso controlado por las masas.

- Reducción de especialidades. Aquel que posee sólida conciencia ideológica puede asumir las tareas más responsables, difíciles y complejas. Ante todo el esfuerzo se centra en formar revolucionarios completos.

- La formación ideológica conlleva a dotar de convicción política. Se trata de sentir y practicar la revolución.

- La formación cultural. A partir de la unidad dialéctica entre la teoría y la práctica de debe elevar el conocimiento sensorial en conocimiento racional.

- Formación militar. Ante todo el militar es un hombre con solidez ideológica y política revolucionaria.

- El hombre chino recibe un conjunto coherente y unificado de mensajes que devienen en pautas de acción.

- Se debe poner en tensión todas las fuerzas y bregar por avanzar siempre. No temer al sacrificio.

- Poner en práctica una férrea crítica y autocrítica por ser motor impulsor de desarrollo organizativo.

- La alianza obrero-campesino constituyen la base de la revolución. El pueblo y sólo el pueblo es la fuerza motriz que hace la historia de la humanidad. Combatir al imperialismo y revisionismo siempre.

- Ser conscientes de que la política es guerra sin derramamiento de sangre y la guerra es política con derramamiento de sangre. La política como continuación de la guerra por otros medios.

- La revolución es la conquista del poder por medio de la violencia revolucionaria. Únicamente con lucha armada o guerra popular la revolución podrá triunfar. Estar claros en que la revolución nace del fusil.

- Se debe promover el espíritu revolucionario de independencia y autodecisión, así como autosostenimiento, lucha férrea, laboriosidad y economía en la edificación socialista.

- El ser social determina la conciencia social. Las condiciones materiales de existencia determinan la conciencia.

 

IV. CÓMO SE IMPARTE LA EDUCACIÓN

 

Se abandonó la denominada clase o lección para convertirla en grupo de trabajo, debate y reflexión. Los profesores son animadores y dinamizadores de trabajos prácticos, organizan sesiones de lectura analítica y comentada, efectivizan excursiones integras a fábricas, granjas, museos, etc. Son orientadores y guías de acciones educativas.

Se prefiere conocer la realidad comprobándolas, experimentándolas. Las escuelas -con profesores y alumnos- se trasladan a los centros de trabajo. Maestros y educandos analizan, discuten, reflexionan y aprenden juntos.

Para garantizar sucesores de la causa comunista los educadores priorizan la elevación de la conciencia política.

El proceso que distingue el proceso de aprendizaje se resume en: conocimiento-práctica-otra vez conocimiento y así sucesivamente. Antes de desarrollar cualquier lección se prepara un plan de acción a partir de la práctica. Posteriormente se concreta el trabajo colectivo en una unidad de producción. Siendo una unidad la teoría con la práctica lo propio ocurre entre el conocimiento y la acción, por ende la educación resulta un proceso doble en el que se enseña y se aprende simultáneamente. Tanto en la escuela y fuera de ella se procede con las siguientes tácticas:

- Educación por el trabajo y para la producción. El trabajo manual es compartido por todos vinculándolos con la experiencia y el conocimiento científico. Hay incorporación entusiasta al trabajo en fábricas, comunas y ejército.

- Narración de los sufrimientos del pasado. Políticamente es necesario revivir los sufrimientos del pasado, llevarlos presentes en todo momento para forjar resueltamente un justo futuro. Así, también, se educa al pueblo chino.

- Enseñanza a través de la vida de los héroes. Cada ser humano debe efectuar su propia revolución interior en función de participar decididamente en la revolución y la obra socialista. La transformación profunda del hombre se concreta a través de sistemáticas campañas ideológicas tomando como ejemplo a los mejores hijos del pueblo (héroes) quienes no son súper-hombres, personajes de leyenda sino hombres sencillos y corrientes de moral inquebrantable.

- Arte y literatura infantil al servicio de la revolución. La opera, teatro, canto, danza, etc., se han convertido en un poderoso instrumento de concientización de masas. Así el nuevo arte responde a los intereses de la clase obrera.

- Debe fomentarse la crítica revolucionaria y combativa de las masas en el arte y la literatura. La fuente debe ser la vida heroica del pueblo y sus mejores hijos.

- Tener muy en claro que existen dos tipos de guerras. Las justas y las injustas. La revolución china  fue una guerra justa.

- Escuela paralela. Los diferentes medios de comunicación de masas son puestos al servicio de la educación del pueblo. Se trata de contribuir a la politización de las masas. ¡Abajo el sensacionalismo y la frivolidad! Se invita al pueblo a eliminar sus afanes individualistas de naturaleza egoísta para consagrarse a la obra colectiva y las tareas revolucionarias. No se dieron espacios para la propaganda comercial.

- Lectura, comentarios y reflexión de “Los tres artículos más leídos”. Son tres artículos escritos por el Pdte. Mao los mismos que son materia de lectura, debate y reflexión. Son estudiados en todos los niveles.

 

Servir al pueblo. La muerte es algo natural pero no tiene la misma significación en todos. Morir por los intereses del pueblo tiene más peso que un monte. Trabajar al servicio del fascismo y morir por los opresores tiene menos peso que una pluma. No temer a la crítica sino más bien reconocer nuestros errores y rectificarnos. “Nos une un objetivo revolucionario. En momentos difíciles debemos tener presente nuestros éxitos, apreciar nuestras posibilidades de acción y redoblar nuestro coraje. Allá donde hay lucha hay sacrificios y es cosa frecuente la muerte. Pero para nosotros que tenemos la mente puesta en los intereses del pueblo y en los sufrimientos de la inmensa mayoría, morir por el pueblo es muerte digna” (p. 125).

 

En memoria de Norman Bethune. El internacionalismo proletario impulsó a este médico canadiense a entregarse a la causa de la liberación del pueblo chino como si fuese el suyo propio. Subordino completamente su individuo a los intereses del colectivo. Manifestó un elevado sentido de responsabilidad en su trabajo y en su afecto hacia todos los camaradas y al pueblo. Su perfeccionamiento sin cesar fue en función de consagrarse plenamente al trabajo y a la revolución. De él debe aprenderse su espíritu de abnegación. Así, se trata de ser hombre de sentimientos nobles, hombre íntegro, hombre de moral inquebrantable que enarbole optimismo y desborde entusiasmo, despojado de intereses mezquinos.

 

El viejo tonto que removió las montañas. Se resume en que ¡Nada es imposible para quien se atreve a escalar las alturas! y ¡Seamos superiores a todo tipo de problemas y adversidades!

Educación por el ejemplo. Ante todo debe existir coherencia entre la teoría y la práctica; entre la norma y la vida cotidiana El Pdte. Mao sugiere practicar un estilo de vida simple, sobrio, austero, humilde y completamente consagrada al bienestar de las masas. No debe existir prebendas ni privilegios, para ello combatir cualquier signo de desigualdad e injusticia. Los profesores al igual que los dirigentes y autoridades dan también, en su vida y clases, ejemplos de modestia, responsabilidad, abnegación y humildad. Se debe educar por el ejemplo. Dar ejemplos vivientes, prácticos e incuestionables de aquello que se enarbola. La teoría sin la práctica no sirve. La revolución empieza en la mente de cada uno; posteriormente en la conducta personal y en el proceso de socialización.

 

Análisis de problemas concretos. Debemos esforzarnos por desprendernos de concepciones supersticiosas, esotéricas, fatalistas o mecanicistas para luego asumir métodos útiles que nos permitan analizar la realidad en busca de soluciones a problemas, situaciones concretas. Este punto se sintetiza en las cinco tesis filosóficas del Pdte. Mao:

Acerca de la práctica. El conocimiento necesariamente está unido con la práctica. El conocimiento va de lo superficial a los profundo; de lo unilateral a lo multilateral. El primer nivel del conocimiento es el contacto con las cosas del mundo exterior (etapa de las sensaciones), luego sigue la sintetización de los datos facilitados por las sensaciones para arribar a su ordenamiento y elaboración que es el nivel de los conceptos, juicios y deducciones.

 

Sobre la contradicción. La causa esencial del desarrollo de las cosas radica en el interior de las cosas, en sus contradicciones internas. Su relación con las cosas externas implica causa secundaria de su desarrollo. En todo proceso existen muchas contradicciones pero una de ellas resulta dominante. Se trata de detectar la contradicción principal, porque determina la influencia, la existencia y el desarrollo de otras contradicciones. “Todo El universo está lleno de contradicciones sin las cuales no existiría nada”. Las tras tesis son: Sobre el tratamiento correcto de las contradicciones en el seno del pueblo; Sobre el trabajo de propaganda y De dónde provienen las ideas correctas.

 

V. ESTRUCTURA ESCOLAR

 

Un imperativo fundamental en la nueva estructura escolar fue la emancipación de la mujer. La revolución ha quebrado el mito de la debilidad femenina y ha emancipado a las mujeres de “las 4 formas de autoridad que la subyugaban: autoridad del clan, autoridad política, autoridad religiosa y autoridad marital”. (p. 149).

La transformación de valores ha permitido que “los jóvenes prefieren impresionar por su espíritu de lucha o su desprecio a los bienes materiales, mucho más que por su belleza física”. (p. 150) El amor en China implica necesariamente significación social. El amor de nuevo tipo conlleva amor a la humanidad, amor a la clase proletaria y campesina, amor a la revolución social, a la nación oprimida y a los pueblos del mundo.

En el desarrollo de las materias los niños chinos aplican constantemente los principios de solidaridad social, humildad, lealtad, honestidad, valor y ayuda mutua. La escuela en el campo se caracteriza porque tanto profesores como alumnos realizan teoría y práctica conjuntamente. Así, los talleres de mecánica, carpintería, electricidad y pequeños laboratorios sirven de campo de aprendizaje industrial de los alumnos. Los niños aprenden siendo pequeños obreros y pequeños campesinos. Lo más selecto son los pequeños guardias rojos quienes tienen 4 méritos: Alto grado de conciencia política; Vida sana y ejemplar; Excelente cumplimiento de las tareas cotidianas y Buen rendimiento en las actividades fabriles y agrícolas. Existe, por parte de los escolares chinos, una vocación individual y colectiva hacia el heroísmo. La meta última es ser modesto, trabajador y veraz, así como no temer a los rigores ni a la muerte.

La formación ideológica y política de los jóvenes les enseña que primero es el deber social. La mística y la moral comunista han tenido honda repercusión en el comportamiento social de la juventud, así como en su desarrollo  físico. Para juzgar si un joven es revolucionario, existe una sola regla: saber si está dispuesto a confundirse con las masas obreras y campesinas.

La universidad no concede “status” ni privilegios. Se trata que la cultura sea nacional, científica y de masas. Además debe demostrarse en el trabajo el compromiso con “los tres grandes movimientos revolucionarios: lucha de clases, lucha por la producción y lucha por la experimentación científica”. Estos tres elementos hacen a la práctica social. Además se tiene que expresar vigilancia ante “el peligro de las tres separaciones: de los obreros y campesinos; de la vida productiva y de la política proletaria”.

Una premisa en el proceso de enseñanza-aprendizaje lo constituyen las actividades prácticas las que enseñan en mayor proporción e intensidad. Los más efectivos gabinetes, laboratorios, bibliotecas y centros de práctica son las fábricas, las comunas populares, los jardines y otros recursos de la comunidad. Los exámenes ante todo invitaciones a polemizar, a crear, a intercambiar ideas. En ellos puede abrirse los textos que se quiera, de los que se trata es incentivar a la discusión, así como consultar e investigar colectivamente. Las universidades chinas se caracterizaron por desbordar alegría, devoción y optimismo.

- Las escuelas 7 de mayo. Se plantea que un auténtico revolucionario no puede favorecerse económicamente, mucho menos debe ser autoritario, orgulloso ni arbitrario.

- El ejército debe unir el estudio teórico a la práctica del trabajo agrícola e industrial y a la politización de las masas. Los campesinos de las comunas populares deben consagrarse a la producción agrícola, así como al entrenamiento militar, educativo y cultural. Los estudiantes, además de priorizar sus estudios, deben adquirir conocimientos y experiencias en las actividades industrial, agrícola y militar. Tienen que impulsar y desarrollar la revolución en la educación. En suma, lo que la revolución demanda es que a mayor responsabilidad y cargo más alto, corresponde mayor desinterés, abnegación, sobriedad y vida simple. Las comodidades deben ser para todos o para nadie. Se trata de que un comunista chino sea más pobre que un campesino pobre, pues no debe existir un ápice de favoritismo económico, arbitrariedad, autoritarismo ni arrogancia.

 

 

 

El Alto, agosto 23 de 2003

 

“Quien toma partido por el pueblo, es un revolucionario. Quien toma partido por el imperialismo, el feudalismo y el capitalismo burocrático, es un contrarrevolucionario. Quien se coloca al lado del pueblo revolucionario sólo de palabra, pero no en los hechos, es un revolucionario de palabra. Quien se coloca al lado del pueblo revolucionario no sólo de palabra, sino también en los hechos, es un revolucionario completo”.

Pdte. Mao Tse-Tung

comments